Operación tamal

  • URL copiada al portapapeles

Adrián RUIZ


03 Jun 2021

Pelea pareja. Una vez concluidas las gélidas y falsas campañas políticas. Los involucrados en la elección del próximo domingo, planean en sus respectivos búnkeres las estrategias para sumar votos.

Llevan mano Claudia Rivera Vivanco por MORENA y PT y Eduardo Rivera Pérez por el PAN, PRI Y PRD. Las estructuras de los partidos involucrados y la capacidad económica serán determinantes. 

Los restantes candidatos sin la fuerza, ni los recursos materiales, humanos y económicos, a lo máximo que aspiran es a mantener el registro. La competencia siempre ha sido en desventaja.

En los bandos de Claudia y Eduardo, sobran recursos. La primera apoyada por el gobierno federal. Y el segundo por el gobierno estatal -con quien selló un pacto a la palabra- la otra semana le cuento amable lector.

Mientras tanto el fin de semana las poblanas y poblanos, atestiguaremos quien emplea mejor los recursos para volver a explotar a la capital poblana. Claudia Rivera, será la continuidad de una administración errónea. Eduardo Rivera, será otro empleado más del gobierno estatal.

Los dos políticos tienen la falsa idea que al ganar la elección dominical y volver a ser presidenta o presidente, en automático pasarán a la antesala de la gubernatura de 2024.

Misma que por cierto arrancará justo después del domingo. La mala noticia para Claudia y Lalo es que las carreras políticas de ambos hasta ahí llegarán.

A ninguno de los dos les alcanzarán sus capitales políticos para lograr la candidatura. En el caso de Claudia, los poblanos y el gobierno federal, verían como un fastidio llevarla otros 6 años al poder de Puebla.

El desgaste natural de Claudia, será su tumba política. Desgastada llegó a la contienda por la presidencia municipal.

Eduardo Rivera, como en su primera administración pasará con más pena que gloria. El apoyo de parte de la administración estatal, estará todo el tiempo bajo la lupa. El tiempo también se sumará a las adversidades en su contra.

Apenas le alcanzará para salir bien librado. A los pactos de palabra se los lleva el viento. Y si lo duda al tiempo.

Los tiempos venideros presagian más tormentas que las que cayeron en territorio poblano en los últimos tres años.

¡Futuro tormentoso!

Reporte del Informante

Edil invisible. La presidencia municipal de Puebla, quedó acéfala con la licencia que pidió Claudia Rivera Vivanco. El interinato de Argelia Arriaga García, es una posición de escaparate obligada.

La edil interina no tiene ni voz ni voto. Arriaga García, es otro mueble más del interior de la oficina de Palacio Municipal. Los asuntos de presidencia se acumulan y esperan el retorno de la presidenta con licencia.

Los afectados buscaron respuesta a múltiples asuntos. Los que corrieron con suerte, recibieron contestación. La mayoría deberá esperar el regreso de Claudia Rivera.

Una de las secretarías con más quejas es la de Protección Civil. Habitantes de la colonia Cleotilde Torres, acudieron a buscar a la presidenta interina para que actué con rigor con una empresa de productos tóxicos.

No los recibió, su secretaria los mandó con el síndico municipal. La respuesta fue contundente “no hay presidenta está en campaña y Protección Civil es autónomo". 

¡Municipio a la deriva!

Licenciado en periodismo

ruizdur@hotmail.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles