Feminismo e islamofobia

  • URL copiada al portapapeles

Dra. Nofret Berenice Hernández Vilchis

Profesora de cátedra del Tecnológico de Monterrey, región Centro-Sur

En mi contribución anterior a este diario titulada “Feminismo islámico” explicaba las contradicciones entre el feminismo y el islam. En esta ocasión me propongo profundizar en cómo un feminismo ciego a la diversidad contribuye a la islamofobia. ¿Qué es la islamofobia? Es un sentimiento irracional de miedo hacia todo aquello que tenga que ver con el islam. Para comprender este término, existen otros dos de utilidad, el orientalismo y la maurofobia. 

El orientalismo es la representación del “otro”, un discurso o narrativa que exotiza, infantiliza y deshumaniza todo aquello que es oriental o extraño a occidente. Este concepto fue acuñado en los 70 por un académico estadounidense de origen palestino cristiano, Edward Said. Resulta interesante indicar que la islamofobia afecta a los árabes cristianos también, pues dentro del discurso orientalista el árabe es ese “otro” al cual se le debe temer, no importa si es cristiano, musulmán o ateo; es oriental.

Mientras que la maurofobia se utiliza para explicar ese rechazo que los españoles de la Reconquista, finalizada por los Reyes Católicos Isabel y Fernando, sentían hacia lo oriental y no castizo, judíos y musulmanes por igual. Ya sabemos que les pasó a aquellos que no quisieron convertirse al cristianismo bajo el reinado de la Inquisición española.

Cuando a una mujer musulmana se le señala como una mujer sumisa por portar el velo, se está incurriendo en orientalismo, maurofobia e islamofobia. En pocas palabras, estamos repitiendo un discurso colonialista y repetir un discurso de poder discriminatorio es una forma de poner en práctica, una vez más, esa discriminación. Al señalar un pedazo de tela como el símbolo inequívoco del sometimiento de la mujer, al creer que esa “otra” cultura es “más machista” porque ese machismo es evidente en ese trapo de tela, estamos siendo racistas-islamófobos y de paso, estamos ejerciendo ese mismo machismo que criticamos sobre esa mujer musulmana.

El pensamiento colonial es profundamente racista, está basado en la superioridad racial de lo europeo y occidental sobre los “otros”; alimenta la islamofobia y se basa en la presunción sexista de que las mujeres musulmanas -o de culturas “exóticas”- no tienen agencia ni pueden liberarse por sí mismas del yugo que su cultura les impone. El pensamiento colonial puede ser ejercido por hombre y mujeres que piensan que la única forma de liberarse es quitándose trapos de encima, obteniendo salarios iguales y cumpliendo con cuotas de género. El pensamiento colonial considera a los hombres musulmanes, latinos, afrodescendientes, indígenas, asiáticos más machistas simplemente por ser lo que son; por no ser blancos.

¿De qué sirven las cuotas de género y la paridad salarial si la mujer por muy blanca y poderosa que sea en su vida pública llega a casa -el espacio privado- a ser golpeada, humillada y tratada como servidumbre por su pareja? Deberíamos preocuparnos por el maltrato hacia la mujer sin importar si este ocurre en un hogar indígena, afrodescendiente, islámico, asiático, religioso o ateo. 

Dejemos de lado la hipocresía y la ceguera que el pensamiento colonial provoca y en vez de señalar rasgos culturales como sexistas, señalemos y combatamos el sexismo donde aparezca y en quien lo ejerza. Pongamos atención en los victimarios y no en las víctimas, las mujeres son mujeres sin importar raza, color de piel, religión, orientación sexual, edad o condición social. 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles