Sapiencia de Doctora

  • URL copiada al portapapeles

Adrián RUIZ


29 Jun 2021

Sin precipitaciones. María Lilia Cedillo Ramírez es una investigadora de tiempo completo en la BUAP. Al mismo tiempo, una sólida candidata a la rectoría de la Máxima Casa de Estudios. La sabiduría adquirida la obliga a respetar los tiempos. Sin negar o aceptar su interés para dirigir a la Universidad en los próximos cuatro años, prefiere seguir en su labor.

Mientras deshoja la margarita para decidir si compite en la sucesión del rector Alfonso Esparza Ortiz, la doctora afina el trabajo de investigación sobre la pandemia por el Covid, que en breve presentará a través de la BUAP. Por el momento no le quita el sueño el tema de la rectoría.

Además de dedicarse por completo a la investigación. Acudió a apoyar el proceso de admisión de alumnos de nuevo ingreso del nivel medio superior.

El apoyo de diferentes grupos universitarios a la doctora Cedillo aumenta cada vez más. Ella lo sabe y agradece. Sin embargo pide esperar a la publicación de la convocatoria que será en agosto próximo.

Nada es seguro afirma a sus cercanos. Primero es lo primero -su labor como investigadora-, hay tiempo para pensar en la posibilidad de inscribirse y participar en la votación por la rectoría.

La doctora prefiere no tocar el tema por el momento. Para ella es más importante finalizar el trabajo sobre la pandemia. Luego aprovechar las vacaciones de julio para descansar unos días y regresar en agosto cuando esté lista la convocatoria.

Para ese tiempo ya habrá decidido si buscará la rectoría. La discreción es una cualidad de pocos, María Lilia Cedillo Ramírez es discreta y profesional. No se marea a pesar de encabezar la preferencias.

Cuando el río suena es que agua lleva y más en tiempo de lluvias. Todo enfila a que por primera vez en la historia de la BUAP, será Rectora y su nombre no es otro que María Lilia Cedillo.

¡Investigadora discreta!

Reporte del Informante

Ambición desmedida. Cuando el empresario William Oscar Jenkins decidió dejar los 14 mil millones de pesos de su fortuna a la fundación Mary Street Jenkins, nunca imaginó que en realidad heredaría pleitos y acusaciones legales entre sus descendientes.

El capital destinado para apoyar proyectos de beneficencia y caridad en Puebla es la manzana de la discordia. El lavado de dinero es la causa principal de las disputas.

La orden de embargo a la Universidad de las Américas Puebla, ejecutada la mañana de ayer, es producto de la batalla legal entre los hermanos Roberto, María, Elodia, Margarita y Juan Carlos Jenkins Landa contra su madre Elodia Sofía de Landa y su primo Juan Guillermo Eustace Jenkins.

Acusan a su madre de apropiarse de los recursos de la Fundación mediante envíos del capital a sociedades constituidas en paraísos fiscales, en Panamá y Barbados, principalmente. La denuncia tiene antecedentes de hace 5 años.

A últimas fechas, las hostilidades familiares se recrudecieron y continuarán hasta llegar a un acuerdo las dos partes para la repartición del capital.

Mientras personal y estudiantado de la UDLAP fueron sorprendidos con la presencia de la fuerza pública. Impidieron entradas y salidas de gente y cualquier bien de la Universidad.

Licenciado en periodismo

ruizdur@hotmail.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles