Quién es quién en las mentiras

  • URL copiada al portapapeles

Anunciar una sección en las mañaneras para identificar quién es el que miente en los medios de comunicación y en las redes sociales, según el presidente, pareciera un exceso en su actuación.

Pero no, no se sorprendan. Lo he escrito desde hace mucho tiempo. López Obrador introduce distractores mediáticos cada vez que no tiene argumentos para enfrentar la realidad de un país que se gobierna a su capricho.

La manera para hacerlo durante las conferencias de prensa a modo, que se inventó desde el 8 de diciembre del 2018, ha sido descalificando, desacreditando, acusando, justificando, amenazando o mintiendo, cuando surge un tema que le resulta incomodo hacerle frente.

Por ahora solo detengámonos en el último término: Mintiendo.

De acuerdo con un estudio realizado por Luis Estrada director de la consultora política SPIN, el presidente López Obrador, hasta el 30 de junio, ha hecho 56,181 afirmaciones falsas o engañosas en sus mañaneras, es decir, que ha mentido en prácticamente todas sus apariciones mediáticas diarias.

Insisto en que utilizar este tipo de afirmaciones no verdaderas es para introducir distractores en el imaginario colectivo, para distraer a través de un tema indeterminado y no enfrentar los temas y los datos que verdaderamente son importantes para la buena marcha de un gobierno.

Por ejemplo, en materia de seguridad, para justificar sus nulos resultados, recurre a la acusación, mintiendo, de que la seguridad estaba en manos de la delincuencia y culpando a los gobiernos anteriores de la violencia heredada. 

Debemos recordar que al inicio de su administración afirmó que iban a bajar los índices de violencia, lo cual, evidentemente no ha ocurrido, por lo que podemos afirmar que mintió en esa ocasión y ha seguido mintiendo para justificar su actuación timorata frente a la delincuencia.

Los primeros 29 meses del gobierno de morena han sido mucho más violentos que las dos administraciones anteriores.

Sólo para ilustrar un poco presentemos algunas cifras. Los homicidios dolosos acumulados pasaron de 39,983 en el gobierno de Peña Nieto a 70,415 con López Obrador y de la misma manera, los robos a negocios acumulados, ene l mismo periodo, pasaron de 181 mil a 240 mil en este gobierno.

El problema que se genera con el incremento de estos delitos es que uno daña a la sociedad en su conjunto y el otro daña a la economía mexicana, sin existir la posibilidad de vislumbrar un futuro diferente si el incremento de esos delitos subsiste por la falta de una estrategia a implementar en materia de seguridad.

Pero lejos de enfrentar el tema con responsabilidad y visión de estado, utiliza los distractores mencionados. 

Para el presidente es mejor que se hable de quién es el que miente, en lugar de discutir una estrategia en materia de seguridad de las familias mexicanas.

Así las cosas de gobierno y sus “detectores” de mentiras. No se espante si en un futuro cercano, se crea en el gobierno una procuraduría especializada para detectar mentiras, pero no del presidente, sino de los que él señale como sus adversarios.


*Es Diputado Federal Electo

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles