Lujos inocultables

  • URL copiada al portapapeles

Adrián RUIZ


10 Ago 2021

Corruptos al cien. Los insultos de riqueza de funcionarios públicos son del tamaño de corrupción que se maneja en Puebla y el país en general. Por algo México está etiquetado como uno de los países de mayor inmoralidad.

Andrés García Viveros, funcionario del ayuntamiento municipal, se pasea en un porche -auto alemán de lujo-. Por supuesto que es un insulto a la extrema pobreza de millones de poblanas y poblanos.

Nunca a los gobernantes y servidores públicos que tienen eso y mucho más. Las investigaciones para detectar la extrema riqueza salen sobrando.

Sin indagatoria alguna puede observarse a la salida de los lugares residenciales de Puebla y zonas conurbadas como Cholula los lujosos vehículos que salen y entran. Así como los bienes inmuebles que poseen.

Los ejemplos sobran. No hay funcionario que no tenga los bolsillos repletos de billetes para vivir con lujos exagerados. Es increíble que las autoridades desconozcan qué vehículos tiene Ricardo Velázquez, Consejero Jurídico. Así como sus propiedades mediante prestanombres. La fortuna acumulada por el personaje a través de la venta de notarías, negocios el Registro Público de la Propiedad y el TSJ entre otros no es ofensivo, sino lo que le sigue.

A Ricardo Velázquez le alcanza para convidar a sus protegidas. Entre otras a Rubicela Cuervo, quien fue su asistente en las labores de Magistrado y ahora la colocó como “aviadora" en la Consejería. El funcionario se da lujos con sus exalumnas de preferencia para introducirlas a la nómina del gobierno estatal.

Los botones son muchos por no decir todos los de los gobiernos estatal y municipal. Y cuándo decimos todos, son todos. Habría que sumar a los Eric Cotoñeto, Gabriel Biestro, Julio Huerta, Gilberto Higuera, etcétera... También los que ya se fueron entre ellos los chiapanecos.

En Puebla, es común ver circular Porches, Jaguares, Ferraris, McLarens y todos los existentes en la industria automotriz. Los propietarios no pueden ser otros que funcionarios públicos y empresarios.

Tal vez para quienes fingen ignorar que en Puebla los lujos extravagantes son privilegio de pocos. Para la ciudadanía común ha dejado de ser ofensiva la exhibición de riqueza y poder. Los personajes indeseables son ignorados. 

Para que tanto brinco con el piso tan parejo. Los gritos y protestan salen de quienes adolescentes del mismo dolor. Los mortales comunes tenemos identificados a los ricos y poderosos. No pueden pasar desapercibidos porque son pocos y se desenmascaran solos.

La diferencia es que algunos son exhibicionistas. Y otros mantienen bajo perfil para gritar que pertenecen a la clase pobre. El rango de cinismo de los segundos es peor. Olvidan que los gobernados no pueden ser engañados. 

¡Cinismo extremo!

Reporte del Informante

Manzana codiciada. Los ataques a Ricardo Sheffield, titular de la Profeco no son gratis. La intención de apoderarse de la delegación federal encargada de supervisar precios y cantidades correctas de los artículos consumidos es por la mina de oro que representa.

Entre otros el millonario negocio de las gasolineras. Derrocar a Ricardo para solicitar la plaza y poner a alguien a modo es la consigna. Sólo un problema hay. Que la posición es incumbencia del gobierno federal. Y por el momento el titular es inamovible. 

¡Débiles soplidos!

Licenciado en periodismo

ruizdur@hotmail.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles