Persecución educativa

  • URL copiada al portapapeles

Adrián RUIZ


24 Ago 2021

Venganza a la vista. Las vueltas que da la vida siempre dan revancha. El tiempo de cobrar añejas afrentas llegó para el profesor Cutberto Cantoral Espinosa. Su regreso como director del CONAFE (Consejo Nacional de Fomento Educativo), es un golpe directo a Mario Melquiades Vélez Merino, quien en su momento lo persiguió junto con su equipo.

Los ideales guerrilleros de Melquiades, los puso en práctica al frente del sector educativo. Ignorante del sistema educativo llegó a CONAFE a sacar provecho. La escuela de corrupción que le permitió capitalizarse en el sexenio de Manuel Bartlett, la impuso.

Vélez Merino, nunca espero que de cazador pasaría a cazado. Sobre todo porque presumía un poderoso padrinazgo que lo hacía inamovible. Desde el primer día como director del CONAFE, persiguió y maltrató a Cutberto y su gente.

Buscó por todos los medios fincarle responsabilidad de manejos turbios. Nunca pudo probar nada. A la salida de la dirección de Cutberto, asumió medidas de despido y maltrato a su equipo.

La idea equivocada que sería eterno en el cargo lo llevó a sumar enemigos y abrir frentes en contra. De manera inesperada en días pasados le comunicaron que sería destituido de la dirección. Y para mayor sorpresa le anunciaron que Cutberto Cantoral, regresaría como director.

El profesor Cantoral Espinosa, con trayectoria en el magisterio como dirigente del sindicato de la sección 23, regresa al CONAFE a continuar la tarea pendiente tras su salida. La oportunidad de cobrar las afrentas de Vélez Merino, podrían causar daño colateral con la gente colocada por el ahora exdirector.

Es un hecho que el nuevo director pondrá en lugares claves a personal de su confianza por lo que las bajas y movimientos se incrementarán en los  siguientes días. El equipo completo de Cutberto empezara a laborar a principio del mes patrio.

La bandera priista que porta Cantoral Espinosa, es inocultable. La amistad con Blanca Alcalá le sirvió para retornar por la puerta grande. Trabajó para ella en su campaña para la gubernatura de Puebla. 

¡Revancha inesperada!

Reporte del Informante

Cambio de escenario. El castigo con sabor a premio que recibió el doctor Julio Méndez por el saqueo al Hospital Covid de Cholula, es una burla grotesca. Al ser insostenible su presencia como director del nosocomio lo hicieron subdirector de enseñanza médica.

El corrupto funcionario despacha en el edificio de la 5 sur y 15 sur poniente. Julio Méndez, enseñará cómo enriquecerse mediante la administración estatal. Ninguna otra enseñanza podrá impartir.

Formará equipo con otra especialista en corrupción, la doctora Gloria Ramos, quien desde la dirección de Enseñanza Médica se despacha con la cuchara grande.

La competencia de saqueo será cerrada. Ambos personajes se las gastan. Y ningún trabajo les cuesta.

¡A la salud del saqueo!

Licenciado en periodismo

ruizdur@hotmail.com

 


Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles