De OEA a CELAC

  • URL copiada al portapapeles

El pasado 18 de septiembre nuestro país fue sede de la VI Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en donde se dieron cita todos los países miembros de un intento de integración regional ensombrecido por claras divisiones ideológicas presentes desde el año 2012. 

Desde el inicio, el presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró la necesidad de sustituir a la Organización de Estados Americanos (OEA) por un proyecto de integración regional denominado CELAC, mucho más consolidado. Si bien, la intención es loable, tomando en cuenta las intromisiones estadounidenses en el marco de la OEA, la realidad es que ambos proyectos responden a intereses y dinámicas económicas muy distintas haciendo imposible la desintegración de la OEA y el fortalecimiento de CELAC. 

El primero de los obstáculos a los que se enfrentan las integraciones regionales en América Latina es el factor histórico; claras son las similitudes entre los países que componen a la región, también son muchas las diferencias que obstaculizan la realización de una integración regional consolidada, por mencionar un ejemplo, la Unión Europea. Las diferencias históricas en América Latina han generado profundas desigualdades en el crisol social de la región, dejando consigo un panorama de claras discrepancias dentro de los países que utilizan las integraciones regionales como una manera de proyectarse hacia el exterior. 

Por otro lado, proyectos tan fortalecidos como el de la Unión Europea nacieron por la necesidad por mejorar la situación económica y política dentro de la zona en la que se estaban inscribiendo. Por otra parte, las integraciones regionales en América Latina tienen como objetivo figurar en el escenario internacional como conjunto y no mejorar la situación interna de los países. Podríamos mencionar entonces, que los países de América Latina se insertan en los proyectos de integración regional a manera de promoción más que de desarrollo, lo que representa un obstáculo para estos proyectos de integración. 

Así pues, estos proyectos responden a dinámicas económicas y proyectos nacionales propios. Lo anterior, no puede ser disimulado desde perspectivas ideológicas que más que acercar a los miembros de las integraciones regionales suelen generar un distanciamiento importante al momento de tratar de generar acuerdos. Es por lo anterior, que pensar que CELAC pueda ser una sustitución natural de lo que es la OEA es un sinsentido, apelando al hecho que la CELAC no es una integración regional ideológicamente fortalecida, tampoco responde a los mismos paradigmas económicos y tampoco tiene a los mismos miembros. 

Como corolario, los discursos sobre los cuales se centran los proyectos de desarrollo de los países también son influenciados por dinámicas económicas, las cuales están determinadas por intereses políticos, sociales e históricos. México busca la sincronización a las fluctuaciones económicas de Estados Unidos, mientras que dichas variaciones pueden no ser sanas para países como Argentina o Brasil, es por ello, que el discurso de México por empático que resulte, de forma pragmática es muy difícil de operar, máxime en el marco de una integración regional tan poco consolidada como lo es la CELAC. 

Claramente la cumbre fue una oportunidad desperdiciada por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, desde la perspectiva de no lograr mediar la agenda y distanciarla del marco de la ideología para acercarlos a esquemas mucho más técnicos como lo supondría una pandemia de largo alcance como lo es la covid-19. Así pues, la incapacidad del gobierno en turno por generar acuerdos con los asistentes y lograr lazos de entendimiento se puede traducir como otro tropiezo de la diplomacia mexicana durante este sexenio. 

La opinión expresada en este artículo es responsabilidad del autor (la autora) y no refleja el punto de vista del Tecnológico de Monterrey.

MGP. Fernanda Cardoso 

Directora Regional del Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales 

Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno 

Región Centro-Sur 

Tecnológico de Monterrey

f.cardoso@itesm.mx


Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles