En la cuerda floja

  • URL copiada al portapapeles

Adrián RUIZ


03 Nov 2021

Funcionario relegado. La distancia entre el secretario de Trabajo y Previsión Social, Abelardo Cuéllar Delgado y el gobierno estatal, es cada vez más larga. Las diferencias se marcaron para que tenga sus maletas listas y sea otro de los más de 15 servidores públicos que dejaran la administración estatal.

La fría relación fue evidenciada ayer en la puesta en marcha de los Tribunales Laborales, para el inicio del Nuevo Modelo de Justicia Laboral. Abelardo Cuéllar, asistió por compromiso. Consiguió mantener el control para disimular las irrespetuosas llamadas de atención en el pasado reciente.

El acontecimiento por supuesto fue programado exclusivamente para el lucimiento de Héctor Sánchez Sánchez, presidente del TSJ. La justicia laboral prometida seguirá durmiendo el sueño de los justos.

El negocio que representan los miles de juicios seguirá como hasta ahora. La impartición de justicia siempre ha favorecido a la clase pudiente y continuará con el mismo sistema. Sólo es cuestión de tiempo para verificarlo.

Casi sin ser tomado en cuenta Cuéllar Delgado, habló unos minutos para exponer un informe escueto que tenía preparado. En todo momento fue notoria la molestia del secretario de Trabajo. Sólo por compromiso acudió a una cita obligada.

Ninguna de las dos partes estuvieron cómodas. La indiferencia hacía Abelardo Cuéllar fue palpable. Su partida del lugar fue tan veloz que ni se notó su ausencia en las felicitaciones de la pasarela.

El secretario del Trabajo, Abelardo Cuéllar Delgado, alcanzo a decir:  que en agosto se concluyeron mil 221 juicios que beneficiaron a 630 trabajadores por convenios celebrados. Y 107 por cumplimiento de laudo. También que a la fecha se han celebrado mil 236 audiencias y 90 convenidos. 

La breve intervención de Abelardo, fue programada para no robar cámara a la estrella de la función. Consciente que tiene un pie fuera de la secretaría prefiere salir dignamente y evitar hacerlo por la puerta de atrás para no ser exhibido como otros funcionarios que fueron obligados por la fuerza pública.

¡Un adiós anunciado!

Reporte del Informante

Nunca se fue. La supuesta inactividad de Enrique Agüera Ibáñez, ex rector de la BUAP, nunca fue total. De alguna manera se daba tiempo para estar en Miami, Florida, Poza Rica, Veracruz -su tierra natal- y Puebla. Pasado el temporal de las investigaciones sobre el ofensivo enriquecimiento a costa de la Máxima Casa de Estudios, decidió volver a asomar la cabeza.

Su reaparición es una buena noticia para los antros que acaban de recibir luz verde para operar. Agüera Ibáñez es un fanático de los espectáculos nocturnos. El Dyangos y Solid Gold -cerrado permanentemente- fueron testigos de las bacanales patrocinadas por el ex rector.

Junto con su hermano Víctor Hugo y su cuñado César Augusto Bastos Saavedra, violentaron el fraccionamiento 6 de Septiembre Villas Periférico de la colonia San Juan Xilotzingo 

El problema se remonta a 2017, año en que los Agüera Ibáñez, se ostentan como propietarios del fraccionamiento compuesto por 88 departamentos  y 11 módulos.

El predio consta de 56 hectáreas y se ostenta como dueña Amantina Ibáñez, madre del ex rector y su hermano. El valor de la propiedad supera los 100 millones de pesos.

¡Ex rector multimillonario!

Licenciado en periodismo

ruizdur@hotmail.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles