La transitoriedad de la inflación

  • URL copiada al portapapeles

Hay sistemas físicos que cuando reciben un shock externo tardan mucho tiempo en volver a su estado original. Este fenómeno es conocido como “histéresis” y está muy relacionado con el comportamiento explosivo de ciertas variables económicas.

Por ejemplo, cuando hay una crisis económica que afecta el nivel de empleo de un país (la tasa de desempleo sube) tiene que pasar un periodo de tiempo para que los niveles de empleo vuelvan al nivel original. En este caso, decimos que el desempleo es una variable “no estacionaria”, es decir, que su nivel de variabilidad en el tiempo no es constante. Esto, por supuesto tiene implicaciones de política pública muy importantes.

 

En el caso de la inflación sucede algo equivalente. En general, la inflación ronda por encima del objetivo del 3% consistentemente debido a la política de meta inflacionaria, sin embargo, actualmente estamos viviendo un alza generalizada de precios que comenzó el año pasado con el incremento de precios de los denominados “commodities”. Esta tendencia estará presente hasta los primeros cuatro meses del 2022 y tiene que ver con el componente estocástico de la inflación. ¿Es un problema grave? No.

 

El reto más importante se configura en relación con la conjunción de la crisis sanitaria y económica con las presiones inflacionarias; un escenario que por lo menos en los últimos años no había sido un reto para las políticas fiscal y monetaria. El efecto inflacionario será transitorio aunque tendremos que esperar algún tiempo para ver su desaceleración.

 

En el terreno de la economía real el reto más importante será generar inversión productiva dentro del contexto de estancamiento económico, así como el foco particular a los precios de los energéticos, particularmente en lo que se refiere al gas. Como vemos, la presencia de shocks externos que afectan variables no estacionarias configuran un reto importante de política económica y es necesario identificarlas para hacer mejores pronósticos. La coordinación entre la política fiscal y monetaria es más necesaria que nunca.

José Ángel Alcántara Lizárraga

Profesor de Economía / Tiempo Completo

Tecnológico de Monterrey, Campus Puebla

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles