CONAGUA al cuello

  • URL copiada al portapapeles

Adrián RUIZ


Enero 18, 2022

Lunes negro. Los múltiples problemas para la flamante delegada de CONAGUA de Puebla, Beatriz Torres Trucios, se desataron con la matutina toma de las instalaciones. En la agenda -heredados- existen prioridades que no ha atendido en los 3 meses como titular. La responsable de la dependencia hace oídos sordos a los dilemas de la delegación.

El rompecabezas para la delegada no tiene ni pies ni cabeza. La dependencia está tan entrampada en una cascada interminable, que no se vislumbra solución. Los trabajadores en Puebla, exigen mejoras salariales, prestaciones y obtención de bases. Se niegan al cambio de sede a Veracruz.

Las anteriores dificultades pueden y deben ser sorteadas a la brevedad. En caso contrario los más graves caerán en cascada. Beatriz Torres, carece de idea de la dimensión de conflictos al interior de la delegación.

Ni enterada está de la eterna problemática de contaminación de los ríos que atraviesan la ciudad. El Atoyac, que cada sexenio prometen depurarlo, cada día la polución aumenta sin límites. Otro entuerto sin solución es la presa de Valsequillo, cuyas aguas negras se utilizan para el riego del agro poblano.

La delegada llegó el 21 de octubre del año pasado a ocupar la oficina de la CONAGUA. Cumple con su horario de labores nada más. Ninguna posición asume con las empresas contaminantes del vital líquido que desembocan en los ríos. La idea de su llegada era que coordinará esfuerzos con la SEMARNAT, para asumir medidas contra los contaminadores.

Aunque la labor también corresponde al gobiernos estatal y municipal. Ninguno de los niveles de gobierno actúa para frenar al alto grado de contaminación en la flora y fauna poblana. Tampoco ha dado solución a los pozos perforados por la empresa Bonafont, para explotarlos y comercializar el agua en otros estados.

De la CONAGUA, apoyados por las autoridades poblanas, salieron los permisos para perforar los pozos. El negocio para todos es redondo. También el consentimiento para que las factorías arrojen sus desechos contaminantes a los ríos. Y por supuesto permisos para que cuenten con tomas de agua clandestinas con más capacidad que las permitidas.

La alarma se activó con la toma de las oficinas de CONAGUA Puebla, para exigir plazas y equipo para los trabajadores. Todo el personal -casi 800- sindicalizados y eventuales, se unieron para apoderarse de la delegación, localizada en Plaza América -al sur poniente de la ciudad-.

Los trabajadores están inconformes por la actitud pasiva de la delegada, sobre el maltrato que reciben de su personal administrativo. Beatriz Torres lo sabe y lo permite.

¡Primer aviso!

Reporte del Informante

Doble bicho. Resulta que en el Hospital Covid de Cholula, personal médico y administrativo protagonizan una doble batalla. Al mismo tiempo de combatir al Covid. Tienen que sortear la mano dictatorial de Hilda Vázquez -amiga y protegida de Gerónimo Barbosa-.

Autoritaria, obligó a todos los empleados a firmar para desmentir las publicaciones sobre el número real de contagiados por Covid. Los amagó con rotarlos de turno y mandarlos a las comunidades más lejanas del estado si se negaban.

La imposición fue más allá al exigirles que no permitirá más filtraciones sobre lo que ocurre al interior del nosocomio. Argumentó que son órdenes directas de Gerónimo Barbosa. Como ejemplo cambió a personal médico a municipios lejanos. Los galenos le presentaron su renuncia, contrariada por no poder someterlos, aceptó.

En plena cuarta ola de la variante Omicrón, los médicos escasean. Lo mismo que ha ocurrido a lo largo de la pandemia con los medicamentos.

¿Y los 4 mil millones?

Licenciado en periodismo

ruizdur@hotmail.com

  • URL copiada al portapapeles