Sombrío tesoro

  • URL copiada al portapapeles

Adrián RUIZ


31 Ene 2022

Eterno negocio. La farsa de arrestos, cambios y movimientos en el Cereso de San Miguel, no fueron otra cosa que ajustes a la maquinaria delictiva que impera y produce millones de pesos. La autoridad y mafias pactan para compartir el control y el fructífero negocio. Nada cambio, ni cambiará. Sólo habrá nuevos socios -reclusos-.

Los diversos grupos delictivos que comparten los “giros” -droga, prostitución, extorsión, protección, venta de comestibles, ropa, joyería, etc…-, amenazaron con amotinarse. Luego de los acuerdos la calma volvió al penal. La visita dominical tuvo la actividad acostumbrada, con moderación.

De inicio los líderes internos rechazaron a la nueva directora María del Rayo Mendoza Farfán. La razón principal: la nula experiencia en la administración de penales.

Mendoza Farfán -conocida por La Entrega cuando cubrimos la fuente policíaca-, tuvo un gris desempeño como Ministerio Público. Llegó a la coordinación regional. Logro insuficiente para manejar un lugar que asemeja a un “matadero” hasta para el más ducho en lides carcelarias.

Bajo ninguna circunstancia los involucrados matarán a la gallina de los huevos de oro. El descuido del descubrimiento del cuerpo del menor Mateo, puso en riesgo los negocios. Cortaron cabezas menores. Los de arriba no fueron tocados.

Aunque en apariencia el fuego fue controlado. Las autoridades siguen sin decir y sobre todo aceptar la razón por la que Mateo, apareció en el Cereso de San Miguel. Ninguna aclaración han hecho de la exhumación del cuerpo de un cementerio en el estado de México. A pesar que la Fiscalía poblana, aseguró que las investigaciones están avanzadas.

Lo grave es que si el estado inventa una historia como paleativo. Y maquilla con detenciones y destituciones lo que se maneja al interior del reclusorio, está encubriendo crueles realidades.

Los comercios del bajo mundo, significan millones de pesos, libres de impuestos. Los recursos por la actividad criminal son incontables. Pocos saben que los mercados más grandes de Latinoamérica de mercancía ilegal están en Puebla.

Las dos fuentes inagotables para las actividades al margen de la ley. Y que se controlan del interior de San Miguel son: Tepeaca y San Martin Texmelucan. En ambos municipios la delincuencia trafica de todo sin el menor temor.

1. Tepeaca mueve semanalmente 40 millones de pesos en la irregularidad total. En el municipio enclavado en el llamado triángulo rojo, se comercializa todo tipo de droga, ganado, mercancía robada de tráileres asaltados, cobro de piso a comerciantes, etcétera… todo operado y manejado desde dentro del penal poblano.

2. Mercado de San Martin Texmelucan, dónde se mueven entre 30 y 40 millones de pesos a la semana. Las actividades son: venta de autos robados, entregas por encargo de camiones. También cajas de tráileres cargados de mercancía robada. Droga, huachicol, ropa clonada -marcas registradas- y ropa robada de los principales comercios de Puebla.

¿A quién podría interesar acabar con un negocio de esa magnitud?

 ¡A nadie! ¡Absolutamente a nadie!

 

Reporte del Informante

Cae el telón. La Unidad de Investigación Financiera -UIF- a cargo de Pablo Gómez, entregó el resultado de la investigación del conflicto de la UDLAP al presidente López Obrador y las noticias son desfavorables para el gobierno de Gerónimo Barbosa.

El entuerto pronto será resuelto y habrá consecuencias. Cómo sostuvo La Entrega desde el inicio la única razón es económica. Los 750 millones de dólares en juego, tientan al más puro y santo.

¡Cómplices descubiertos!

 

Licenciado en periodismo

ruizdur@hotmaul.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles