¿En qué me fijo yo al pedir un crédito?

  • URL copiada al portapapeles

1.- Primero, el costo

Cuando pides un crédito, si el otorgante de crédito lo aprueba, éste te entrega el dinero que le solicitaste o te abre una línea de crédito de la cuál puedes disponer, ya sea haciendo compras o retirando efectivo. La entrega de estos recursos prestados tiene precio.

Si voy a solicitar dinero prestado me fijo en el Costo Anual Total (CAT) de producto. El CAT se expresa en un porcentaje y consiste en un cálculo del costo completo de un crédito en un año. En él se incluye no sólo el interés, sino todos los demás gastos relacionados con el financiamiento que una persona debe cubrir como, por ejemplo: cuota anual, comisión por apertura, etc.). Por ello, el CAT es muy útil para comparar opciones para pagar lo menos posible.

La tasa de interés por si sola también es muy interesante pues puede ser fija o variable. Siempre que se puede, yo prefiero el interés fijo pues eso me da la certeza de que el costo del dinero que recibo no variará durante el plazo que tenga para pagarlo.  En cambio, si el interés fuera variable, el costo del crédito puede modificarse según las condiciones pactadas.

En un crédito personal, de nómina, crédito automotriz o hipotecario tendrás que pagar tasa de interés. Hay que revisar las políticas de pre-pago que podrían ayudarte a pagar menos intereses si haces pagos mayores a los requeridos o si incluso pagas el total de la deuda. 

En el caso de la tarjeta de crédito, mientras se pague el mínimo para no generar intereses o se sea un totalero (el que paga el total de su deuda cada mes) no hay tasa de interés que se pague. Eso, si, hay que estar conscientes de que si no pagamos de estas maneras si se van a generar intereses y otras penalidades. Vale mucho la pena conocer los términos y condiciones de los productos para saberlos manejar y pagar adecuadamente.

2.- Los atributos que acompañan a un crédito.

Como soy un totalero en mi tarjeta y no genero intereses lo que más me interesa son sus atributos del producto como, por ejemplo, su plan de puntos, que si tiene preventas especiales, que si te da acceso a salones en los aeropuertos, etc.

En el caso del crédito hipotecario los atributos que me llaman la atención son los seguros incluidos como, por ejemplo, el seguro de daños, el de vida y el de desempleo.

Los demás créditos también tendrán atributos diferentes, por lo que no siempre lo más barato es lo mejor. Por eso, para elegir bien hay que tomar en cuenta tanto el costo y los atributos.

3.- Otros factores que me pueden ayudar a tener mejores créditos

Además del costo y los atributos, es importante fijarse muy bien en el plazo del crédito. Cuando el plazo es más corto, la cantidad que debe pagarse cada mes es mayor a uno de largo plazo, pero la suma total que se pagará por el crédito es menor.

El monto a pedir también puede mover el precio; a mayor préstamo, mayor el riesgo y por ende mayor precio.

Y finalmente hay que aprovechar que podemos comprobar que somos de bajo riesgo y así obtener mejores condiciones en nuestros créditos; esto se hace manteniendo un Reporte de Crédito sano.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles