Ariadna Ayala Camarillo, se perfila a hacer un buen gobierno

  • URL copiada al portapapeles

La Vecindad


04 Ago 2021

Vecinas, vecinos, llegamos a la mitad de la semana y en lo que llevamos de ella viene cada puntada protagonizada por lo más extraño y exótico de la fauna política de Puebla, desde aquellos que dicen que quienes habitarán el palacio municipal, a partir de octubre, andan dando tumbos tratando de entender qué tanto cambió la vida en la ciudad de Puebla -porque no es la misma que se gobernó hace algunos años- hasta quienes dicen que ya les tienen toda una agenda cuadradita cuadradita, alineada alineada.

 

*

Al que debieran darle una medalla de oro, no por ser un buen político, sino por su perseverancia para ser gobernador en 2024, es a Alejandro Armenta. En su intentona, ayer se le vio muy activo en el Club de Empresarios reunido con miembros del Consejo Coordinador Empresarial. Por lo pronto, si logra avanzar o no, depende de su padrino Ricardo Monreal, quien no es del agrado de AMLO, y desde ahí Armenta tiene las de perder.

 

*

Los que también siguen haciendo iris son los cuatroteístas de Morena, donde más de uno se siente tocado por AMLO y de una vez andan haciendo campaña golpeando a sus propios compañeros. Ahí está el caso de Gabriel Biestro, el diputado que quedó a deber como líder del Congreso al engañar a las promotoras de la despenalización del aborto, a quienes persiguió y tildó de delincuentes, y cuyo trabajo se redujo a un par de iniciativas nada espinosas y muy de declaracionitis. Resulta que aprovechando la tragedia en que se convirtió la consulta popular impulsada por el gobierno federal, salió a tundirle a la dirigencia de su partido. Y eso no es nuevo. Recordemos el periplo que armó para tomar por asalto las instalaciones de Morena, del operativo que montó para boicotear el registro de candidatos y demás linduras dignas de un “político de altura”.

*

Ariadna Ayala Camarillo, la presidenta municipal electa de Atlixco, promete un buen gobierno. Por lo pronto, ya tiene armado el gabinete plural que la acompañará a lo largo de su administración. De su mano trabajarán por lo menos 15 personas que desde hace más de 10 años han estado cerca de ella. Sea lo que sea, la lealtad de su equipo habla bien de ella, pues en estos tiempos las traiciones, irse con el mejor postor, está a la orden del día.

 

*

Ayer decíamos que la doctora Lilia Cedillo se anda perfilando a la rectoría de la BUAP y justo ayer salió la andanada de trabajadores académicos y administrativos a brindar su apoyo en redes sociales. Por si fuera poco ya presentó su renuncia a la dirección del Centro de Detección Biomolecular para buscar abiertamente la oficina que dejará Esparza.

La trayectoria de la doctora es intachable, ya sólo quedará ver si fuerzas extrañas, ajenas a los intereses de la autonomía, dicen algo.

Y es que ahora sí como quien dice, la Buapachosa anda con un ojo al gato y otro al garabato de sus vecinos de la UDLAP donde el ajetreo en la rectoría y en el consejo administrativo continúa. .

 

 

Vecinas, vecinos, nos leemos mañana.

  • URL copiada al portapapeles