Adiós Esparza, bienvenida Cedillo

  • URL copiada al portapapeles

La Vecindad


05 Oct 2021

Por La Rascona*

¡Vecinos, vecinas! No cabe duda que los últimos días de la administración de Claudia Rivera han estado movidos, sobre todo sacando temas por cabildo que no dejarán otra cosa sino terreno fértil para que Lalo Rivera se ponga a trabajar de buena manera. ¿Por qué? Ah, pues simple y llanamente por que el día de ayer se aprobó por unanimidad devolver tierras a la junta auxiliar de La Resurrección por la friolera de 170 hectáreas.

Con esta resolución, La Resurrección retomará el control de sus cuentas catastrales, cancelando la de Carlos Juárez Camacho que en la pasada administración -emanada del PAN les quitó-, se hizo de terrenos de la noche a la mañana. Además, esas tierras regresan a  sus dueños, quienes hasta antes de 2018 pagaban su predial hasta que les dijeron que esas tierras ni eran suyas. ¡Chale! Un punto para Claudia, un conflicto menos para Lalo.

*

El que ya rindió su último informe como rector es nada más y nada menos que Alfonso Esparza, quien aseguró que tras ocho años (y un poco más, pues tuvo un interinato al relevar a Enrique Agüera) deja una BUAP fuerte, eficiente, moderna y con solidez financiera. Todo esto en el marco de las protestas y la pandemia de Covid-19.

Más allá de los dichos, a Esparza se le recordará por un par de cosas. La primera tiene que ver con el fantasma vacilador que desde casa Aguayo se le soltó para ir por las cuentas de la Autónoma de Puebla. La segunda por el enfrentamiento que tuvo con el gobernador Miguel Barbosa tras un amasiato con el difunto Rafael Moreno Valle.

Tras su paso por la BUAP, Esparza deja obras por todos lados, que en su momento deberán ser fiscalizadas en primera instancia por el Consejo Universitario, un extinto equipo de futbol de Primera División y el cambio de Estafeta a una mujer rectora.

Lo demás, tal parece, será anecdótico, incluso la sospecha de la renovada relación con Agüera, el exrector que quiso pero no pudo ser presidente municipal de la capital del estado como su predecesor Enrique Doger. Lo que es cierto que a la historia de Esparza le queda cuerda, mucha cuerda…

*

Qué tal la retratada que le dieron al gobernador de Puebla en la mañanera de López Obrador, luego que el muy ocurrente mandatario se aventara a decir -muy a su divertidísimo estilo -, que en Puebla bajó “enormemente” el robo de combustible, cinco veces menos al arranque de su gobierno, en agosto de 2019. Primero, lo primero: ¡bendita pandemia! Y después, que sale el titular de la Sedena, Luis Crescencio Sandoval, a decir que nueve municipios de Puebla concentran 3 mil 702 tomas clandestinas de combustible, mientras que en todo el estado suman 5 mil 285 y que por los delitos sólo han sido detenidas siete personas. ¡No, pues así como! O a los del gobierno federal les salen mal las cuentas o el gobierno del estado no sabe usar ni el ábaco. ¿Cómo ven?

 

Vecinos, vecinas, nos leemos mañana, recuerden que ya podemos estar en contacto directo y chismear más a gusto en lavecindad@elpopular.org

  • URL copiada al portapapeles