El fin de las ciclopistas

  • URL copiada al portapapeles

La Vecindad


11 Ene 2022

Por La Rascona*

¡Saludos, vecinos y vecinas! Pues de plano que ni el frío que se deja sentir en estos días puede congelar los chismes, y mucho menos los disparates de nuestra fauna política, esa que aparece para saludarnos y prometer en campaña, y luego desaparecer y abusar cuando tienen un huesito.

Y uno de los temas que estarán en boca de todos durante esta semana es el de la ya muy famosa cliclopista del bulevar Hermanos Serdán, ese monumento al gasto inútil y “tapaojoalmacho” que tuvo un costo de nada más y nada menos 273 millones 742 mil 64 pesitos, un gasto muy humilde que se aventó Rafael Moreno Valle cuando fue gobernador.

Y si bien la obra parecía responder a una demanda de movilidad, la verdad es que fue una muy mala, por no decir gacha pero gacha inversión, pues además del derribo de árboles que se tuvo que hacer en los camellones hay que sumarle el mal diseño, al ser elevada y no a ras de suelo, pues transitar en ella no era lo más fácil del mundo. Posiblemente los únicos capacitados para recorrerla eran los señores que venden sus taquitos de canasta y que vienen en cleta desde Tlaxcala.

Pero esa ciclopista hecha con las patas ya topó con piedra, y vaya roca con la que lo hizo. Nada más y nada menos que el gobernador de Puebla, quien ya la condenó a desaparecer, por fea, cara y por ser morenovallista.

Y con el discurso de siempre, dijo: “El gobierno del estado ejecuta obras para que Puebla recupere las bellezas que le fueron arrebatadas con los monumentos a la soberbia, arrogancia y poder, edificados por gobiernos pasados”

Y será el sereno pero tampoco es que las obras del estado hayan estado a la altura como para decir que si la quitan harán otra, porque para ser sinceros eso de la movilidad como que no se le da al gobierno estatal, pues incluso han llegado a condenar y hacer menos los esfuerzos que hacen colectivos y ciudadanos por el tema.

Un vecino que se la pasa pedaleando, y no necesariamente la bicicleta de algún amigo, nos dijo:

“Quitar la ciclovía es una afrenta porque sabemos que esos kilómetros de vialidad para las bicis no se van a recuperar. Ellos ven un tema de turismo, de que no se ve bien o que no divierten a los poblanos, pero el asunto es la movilidad de los ciudadanos, una movilidad que debe sí o sí empezar a fijarse más en la bicicleta como medio de transporte, de subsistencia.

Ya en la ciudad están desapareciendo los carriles para bicis y la infraestructura para proteger tanto al ciclista como al peatón, y ahora con la excusa del morenovallismo retirarán la Hermanos Serdán.

Sí, está mal hecha, pero que la sustituyan sí o sí por otra que responda a las necesidades. Quizá como ese asunto de la movilidad era de una de las enemigas del gobierno estatal por eso andan tratando de anular lo poco que se hizo en el tema. O no sé.

Y luego viene a retarnos a que circulemos por esa ciclovía para que no la quite. ¡Háganme el favor! Ya hasta condicionados estamos. Pues retamos a las autoridades a que caminen por el Centro sin guaruras ni escoltados por camionetas para que vean cómo vive un ciudadano de a pie, para que vean qué desprotegidos estamos respecto a la inseguridad. Y todavía se hacen los chistosos. ¡No puede ser!”

Pues así las cosas. Ustedes, a favor o en contra de que la quiten y vendan la estructura. Ya saben que nunca falta el grito de guerra de “se compran colchones, calentadores o algo de fierro viejo que venda”.

 

Vecinos, vecinas, para estar en contacto directo y chismear a gusto, escríbanme en lavecindad@elpopular.org

 

  • URL copiada al portapapeles