Ruedan cabezas por caso de bebé Tadeo

  • URL copiada al portapapeles

La Vecindad


25 Ene 2022

Por La Rascona*

 

¡Vecinos, vecinas! Cuando dijimos que los diablos andaban sueltos no pensamos que además estuvieran haciendo base en el estado. ¡Vaya temas que han marcado esta semana…! ¡Y apenas vamos a la mitad! No cabe duda que las noticias malas nunca viajan solas, y en este caso traen caravana. ¡Ya hasta parece carnaval de desgracias!

El caso del bebé Tadeo sigue dando de qué hablar e indignando cada vez más. ¿Los resultados? Bueno, pues ya hay 19 directivos y custodios del penal de San Miguel detenidos. Cayó, además, la cabeza de Rogelio López Maya, quien hacía las veces de titular de la Secretaría de Seguridad Pública y cuyos resultados han sido cuestionados desde que asumió el cargo. Casi casi era un strike cantado que le darían las gracias sin darle las gracias.

¿Y en su lugar? Bueno, pues Daniel Iván Cruz Luna, mientras que como subsecretario de Centros Penitenciarios entró al quite Jorge Pérez Melchor. Vaya chambota que tienen para poner orden en esos Centros donde está más que documentado y comprobado el autogobierno que existe al interior, donde pasan las monstruosidades más grandes que en mucho tiempo hayamos visto.

Otro que anda con la soga en el cuello es Jaime Mendoza Bon, quien era el director del penal San Miguel y que es uno de los funcionarios que fue detenido y quien debe dar explicaciones sí o sí de lo sucedido con Tadeo y de los señalamiento de “consentir” a reclusos permitiéndoles tratos preferenciales.

En verdad que todo esto anda de telenovela, una telenovela muy pero muy triste.

¿Se tomaron las riendas y hay detenidos? Sí. Si no hubiese existido el trabajo de activistas y medios de comunicación para exigir justicia, ¿se hubiese llegado a este punto? Quizás no.

Quedan pendientes los resultados, que deben ser, por decir lo menos, transparentes porque, a decir verdad, las autoridades estatales no andan con una buena imagen que digamos.

Y aquí es donde paso al tema que les contaba ayer: el de Leslie Alcántara Lazcano, la jovencita que fue detenida por un policía estatal vestido de civil, sin orden de nada y con el primer argumento de que estaba vendiendo artículos ilegales. Leslie vendía calcetas de colores como un negocio en línea y cuyas entrega programaba en la zona del Centro Histórico de la capital.

La detuvieron sin más, la desaparecieron, las amigas que la buscaron también fueron detenidas. Cuando se supo de su paradero, porque el padre movió cielo mar y tierra para saber de ella, le dijeron que estaba en el C5. Sin abogados y con una declaración de que vendía drogas y que portaba armas como si de arsenal de videojuego se tratase.

¡En fin! Lo que no contaban es que la gran movilización de familiares, amigos, colectivos y medios por aclarar la situación sería muy fuerte (sí, otra vez las exigencias ciudadanas revelan un caso terrible), al punto de que la Fiscalía se vio obligada a decir que estaba detenida, junto con otras cinco personas, por tráfico. Ahora toca esperar ver qué pasa con este caso. Fuentes cercanas al caso aseguran que Leslie sería liberada en el transcurso de las horas pero eso no se sabe a ciencia cierta. Lo que sí es que el padre se encuentra a piedra y lodo plantado en el C5 esperando noticias.

¿Se imaginan qué cuentas debe dar la Policía Estatal, así como la Fiscalía, en caso de que se compruebe la inocencia de Leslie? Estaremos atentos.

 

Vecinas, vecinos, nos leemos mañana. Les dejo mi correo por si quieren chismear más a gusto: lavecindad@elpopular.org

 

 

  • URL copiada al portapapeles