Congreso se exhibe como instrumento de venganza

  • URL copiada al portapapeles

La Vecindad


01 Abr 2022

Por La Rascona*

 

¡Qué tal, vecinos y vecinas! Arrancamos mes y cerramos semana, ¡y vaya semana! Pasamos de las propuestas a las descalificaciones; de los regaños y amenazas a la pausa, mejor ya no, mejor despuesito. Y todo eso en temas políticos y sociales, no sólo en casos conocidos sino también de los acuerdos que se pretendían celebrar, esas bodas políticas que siempre terminan mal, muy mal. Y es que no sólo nos referimos al tema de la concesión de espectaculares en parabuses, que al parecer luego del acuerdo llega la bendición, sino también hablamos del tormentoso romance entre gobierno del estado y la Auditoría Superior que terminó en uno de los peores divorcios imaginados: con el auditor en la cárcel y con el congreso exhibido como instrumento de venganza.

Todo esto porque ahora sí se alinearon los astros legislativos en Puebla y con 36 votos a favor y apenas tres abstenciones del mismísimo PAN, el Congreso destituyó al caído en desgracia, al ángel expulsado del paraíso; Francisco Romero Serrano, quien deja la Auditoría Superior del Estado desde el botellón.

Luego de casi un año de estira y afloja entre el titular del Poder Ejecutivo y el otrora súper auditor ahora sí le cayó la voladora a éste último. Así, además de dejar la ASE tendrá que defenderse de lo que se le acusa: operaciones con recursos de procedencia ilícita y violencia familiar. Todo esto sin el rayo láser que le otorgaba el poder de tener las cuentas claras y oscuras de varios en Puebla. Así es que, me pregunto qué quedó de ese lejano 2017 cuando Francisco Romero Serrano respaldó al hoy gobernador, quien lo propuso para encabezar la Auditoría Superior del Estado. Dicen que donde hubo amor cenizas quedan. ¿Ustedes qué creen? ¿Habrá acuerdos y pactos?

*

Ya nomás para cerrar la semana, no se puede olvidar que más allá de los discursos oficiales y oficialistas la realidad es que en Puebla las cosas andan mal en tema de seguridad. Por un lado se confirma presencia de elementos del Cartel Jalisco Nueva Generación en la entidad. Y es que luego del arresto de Gustavo Abigail alias “El Pino” en Amozoc, y de Erick N alías “El Barbas” en San Pedro Cholula a principios del mes de marzo, las cosas se ponen serias.

No es fácil que se acepte que la inseguridad rebasó a las autoridades, sobre todo cuando se ha ido tejiendo un discurso de poder absoluto en el gobierno, pero una cosa es el blablablá y otra muy distinta el glugluglú.

Sabemos, nos han dicho, que existe un malestar contra los mandos de seguridad pero que existe una duda en el mensaje que se pueda dar si existen cambios. Mientras tanto los que pagan los platos rotos somos todos nosotros, los de a pie.

¡Qué lío!

 

Vecinos, vecinas, nos leemos el lunes. Les dejo mi correo por si quieren chismear más a gusto:

lavecindad@elpopular.org

  • URL copiada al portapapeles