Mañas, escupitajos, golpes y mentiras en comicios guindas

  • URL copiada al portapapeles

La Vecindad


01 Ago 2022

¡Esos vecinos y vecinas votantes, amantes del buen ejercicio democrático y de la expresión del pueblo en las urnas, seguro andan de plácemes por los resultados y la manera en la que se desenvolvieron las elecciones de consejeros estatales del partido “transformador” Morena. ¿A poco no?

Oigan, es que ya ni la burla perdonan y tal parece que en Morena viven de espaldas a lo que se la pasa diciendo el presidente cuatroteísta todas las mañanas con eso de que no son iguales, que nada por encima de la voluntad del pueblo, que “fuchi caca” con las prácticas del pasado, con los enemigos de la política “cuartatransformadora”. Y es que lo que se vivió el fin de semana pasado en los comicios guindas fue un huateque peor que los que organizaba Güicho Domínguez, un auténtico destrampe de mañas, escupitajos, golpes y mentiras. Puritita manga ancha para operar tuvieron los grupos afines a Casa Aguayo, escudados en una narrativa de “no al acarreo” que paradójicamente les permitió operar como quisieran. Buena su estrategia, ¿no les parece? Tan es así que ahora ya hasta los andan acusando de que no pagaron completo, como el caso del operador Jorge Mota en el distrito 11, a quien señalan que en el centro de votación de Los héroes nomás mandó tortugas de jamón sin billetito. ¡Chanfle! Diría el Chavo del Ocho. Es que no les tiene paciencia. No cabe duda que como les he dicho en varias ocasiones: Morena se ha dedicado a dinamitar su imagen. Los resultados son fríos y el grupo de operación de Casa Aguayo arrasó en los comicios, y para hacerlo se hizo de los operadores de presidentes municipales de otros partidos, así que por ahí les encargamos que si se encuentran a Marko Cortés, que salió muy gallo a acusar que Morena es lo peor del PRI, le recuerden primero que el PAN es comparsa del tricolor, y segundo que sus presidentes municipales fueron no aliados sino alineados.

La mera verdad. Lo triste es que en la práctica no hubo una manera de combatir las “viejas prácticas” que condenan desde Palacio Nacional, sino que las fomentaron: quema de boletas, “embarazo” de urnas, carrusel electoral, acarreo y hasta doble votación.

¿Será por eso que desde ya les cantó la neta el presidente y les dijo que allá les deja el partido cuando él termine el sexenio porque se va para su ranchito? ¡Ay, Morena! Tan cerca de lo peor de los partidos, tan lejos de lo que pregonan.

*

Un dato más que curioso que la vorágine de la victoria barbosista no dejará ver es que en la capital del estado el grupo de Claudia Rivera se quedó con posiciones, pocas pero estratégicas. Ahí verán a María Teresa y David Rivera Vivanco, además de Iván Camacho e Iván Herrera. Digo que es un dato curioso porque la narrativa que desde sus enemigos políticos y hasta los conservadores manejan es que en la capital detestan todo lo que provenga de la excalcaldesa. ¿Entonces? Poco menos que raro, ¿no creen?

 

Vecinas, vecinos, nos leemos mañana. Les dejo mi correo por si quieren chismear más a gusto: lavecindad@elpopular.org

  • URL copiada al portapapeles