Del libro Un año de cuento

Otro sueño… vial Miguel Campos Ramos (Ya me pasaron a traer estos. Seguro que ahorita me salen con su “Uy, mano, estás metido en un lío, mira que circulando sin luz trasera, y luego en fin de semana, imagínate, mañana es sábado, y luego el domingo nada que hacer, no podrás sacar tu motito hasta el lunes, así que tú dirás de a cómo nos arreglamos”. Pero qué bien se aparecen cuando menos se los espera uno. Parece que huelen). -Amigo, viene circulando sin luz trasera. -Sí, jefe. Lo lamento. Es que salí tarde de mi trabajo, y me agarró la noche. Y, la verdad, no me di cuenta. Pero vengo en mi extrema derecha, y despacio, con cuidado. -Sí, pero es muy peligroso. Y además no trae casco. Imagínese, un alcance de un carro, de alguien con sueño, o de un borracho. -Lo siento, de veras. -Bueno. Vamos a tener que escoltarlo a su casa. -¿Perdón? -Que vamos a escoltarlo a su casa. -¿No me van a infraccionar? -Por esta vez no. Son las indicaciones de nuestro nuevo alcalde. Pero le dejaremos una amonestación, y quedará registrado en la base de datos. A la siguiente, si se repite, no sólo habrá infracción sino se le detendrá el vehículo. (Debo estar soñando). “Bienvenidos a su noticiario nocturno… Es viernes, y este es el resumen… 365 agentes viales fueron castigados esta semana, por intento de extorsión o por abuso de autoridad contra conductores. Dichos agentes no han sido despedidos aún, por esta vez sólo fueron amonestados, se informó. Se dijo que tendrán una segunda oportunidad, pero si persisten en sus actitudes, no sólo podrían ser despedidos: podrían ser además procesados... Ni hablar, son los lineamientos del nuevo presidente municipal, quien parece ser que ahora sí viene a terminar con esta lacra y a poner orden…” (No, no estoy soñando. Más bien debo estar delirando). En otras noticias, lamento tener que informarles de un terrible percance ocurrido hace apenas unos minutos. Nuestro reportero de guardia captó la imagen que verán en sus pantallas. Por favor, eviten que la vean los niños, es una imagen muy dura. Y es que anoche, a eso de las 11, un hombre volvía de su trabajo en su modesta moto, pero no llevaba luz trasera. Unos agentes viales lo interceptaron y, lo de siempre, quisieron extorsionarlo. El hombre repentinamente arrancó su moto y quiso huir, con tan mala suerte que se estampó en un poste y quedó prácticamente deshecho con todo y su vehículo, como pueden ver en la imagen. Los agentes, por supuesto, desaparecieron. Alguien que pasó minutos después del percance se acercó a auxiliar a quien en sus últimos momentos de agonía, ahogándose con su sangre y delirando, el pobre, le medio contó lo sucedido. Nuestro reportero pudo así enterarse… Qué pena. Una más de los agentes de vialidad. Por lo visto, los señores de tránsito siguen pasándose por el arco del triunfo las indicaciones del nuevo gobierno municipal. ¿O será que el flamante anuncio del nuevo alcalde, en el sentido de acabar con la corrupción en la corporación vial, es un cuento más, y que todo cambió para que todo siga igual? No vaya a resultar como el chiste del perico que vivía en un burdel que se incendió. Las “muchachas” lo regalan al cura de la iglesia del barrio. Para trasladarlo cubren su jaula con un paño. Cuando lo destapan en su nuevo destino, el perico otea en derredor y al ver al cura, al sacristán y a unas monjas, exclama: “Mismos clientes, pero lugar y viejas, diferentes”. No vaya a ser, pues, que el cacareado anuncio del nuevo gobierno de acabar con esta lacra haya sido otro sueño…vial, por decirlo de algún modo…
  • URL copiada al portapapeles