VARIELALIA

Miguel Campos Ramos  Disparatario 2011 (I) Aprovechando estos días de receso político, y en vista de que maestros y estudiantes están descansando, haré una relación de disparates que a lo largo de 2011 se leyeron y se oyeron, tanto en la voz de comunicadores como de políticos. Sobre todo de estos últimos, quizá por la frecuencia con que hablan de manera improvisada, aunque en realidad debido a su pobre manejo del idioma. Sirvan estas columnas de fin de año en torno a diversos disparates, para ver si alguien se las recopila y tratan de evitarlos en la inminente contienda que viene, para que mejoren su comunicación con la sociedad. 1) Conminar. Este verbo significa “amenazar con un castigo”. Por tanto, sólo un jefe puede “conminar” a sus empleados, o un juez a un procesado cuando le dicta alguna sentencia. Pero es una aberración “conminar a votar”, como suelen decir en sus mensajes públicos incluso los representantes del Instituto Federal Electoral, pues no pueden amenazar a alguien por el hecho de que no acuda a sufragar. Lo recomendable es que “exhorten, inviten, convoquen”, etcétera. 2) Eligiremos (sic). Este otro verbo, flexión de “elegir”, se conjuga en futuro de modo indicativo conservando la “e”. Es como “pedir”, que en futuro es “pediremos”, no “pidiremos”. Pero es común escuchar mensajes donde dicen: “Este próximo julio eligiremos…” 3) Detentar. Esta palabra significa “ejercer el poder de manera ilegal”, como hacen los dictadores. Pero cuando alguien lo gana legalmente, no lo “detenta”, lo “ejerce”. En este error incurren incluso muchos periodistas. 4) Priísta. De acuerdo con la más reciente normatividad de la gramática española, las vocales débiles dobles no forman hiato, es decir, no se tilda ninguna de ellas, sino que cada cual conserva su fuerza sin necesidad de la tilde. Es el mismo caso de “chiita” (grupo islámico), “tiita” (diminutivo de tía). Por tanto, se escribe “priista”, no “priísta”. 5) Leé. Aunque no se crea, se les oye constantemente repetir este dislate, acentuando la “e” final de esta flexión verbal, que pertenece al modo imperativo, es decir, el de las órdenes, ejemplo: “Lee el documento”. Pero ellos dicen: “Leé el documento”, como si llevaran un pequeño argentino dentro. 6) Traé. Caso parecido al anterior. Por supuesto, la forma correcta es “trae”, igual que se dice “cae”, nunca “caé”. Recientemente, en una entrevista escuché a un político decir: “Cada quien traé su grupo”. 7. Querramos. Todo un clásico. Y es que lo confunden con la flexión en futuro de indicativo de “querer”, que es: “Yo querré, Tú querrás, Él querrá, Nosotros querremos”… “Queramos” es flexión del modo subjuntivo, el modo de los deseos. Recordemos: “Yo quiera, Tú quieras, Él quiera, Nosotros queramos”… 8. Cotricción (sic). Esta palabra significa “acto de arrepentimiento”. Aunque su origen es religioso, también se aplica en la política. Pues bien, oí a un analista decir que los “dirigentes de partidos perdedores en la contienda pasada deben hacer un acto de contricción”. Está bien, que lo hagan, pero mejor que sea de “contrición”, pues la palabra va con una sola “c”. (Continuará) miguel@dicionesmagno.com www.edicionesmagno.com twitter: @miguelcamposram blog: www.elpanoptico.bligoo.com.mx
  • URL copiada al portapapeles