VARIELALIA

Miguel Campos Ramos  Caucus, balotaje, tótem y otros extranjerismos  Caucus En estos días, con motivo de las elecciones en Estados Unidos para presidente, se está utilizando mucho la palabra “caucus” en las noticias. Muchos la usan como palabra aguda, “caucús”, pero debe ser grave, “caucus”. Y es palabra invariable en su plural, es decir, sólo hay que anteponerle el artículo “los” para decir “los caucus”, nunca “los caucuses”. Pero ¿qué significa este término? Alude a la selección preliminar que hace la asamblea de un partido, para escoger a sus candidatos, antes de las elecciones primarias que definen al que será el candidato oficial del partido. Se cree que es palabra de origen indígena. * Balotaje Esta palabra, “balotage”, es un término que se está usando cada vez más en los procesos electorales latinoamericanos. Ya se aplica en países como Argentina, Venezuela, Bolivia, y se ha propuesto que se aplique también en México. Es de origen francés, “ballottage”, y podría traducirse como “segunda vuelta”. Por eso alude al proceso en el cual se realiza una segunda vuelta en las elecciones cuando ningún candidato obtiene la mayoría acordada como mínimo para considerarlo triunfador. Pero usemos mejor la expresión “segunda vuelta”. * Tótem Me preguntaron si es correcto decir que un líder muy representativo de un partido, digamos alguien que es una especie de emblema del mismo, puede ser llamado “tótem”. Originalmente un “tótem” es un animal que, según creencias de algunas tribus de Canadá y Estados Unidos, protegía a la tribu, o era el ascendiente de alguna persona, es decir, su ancestro. De manera que sí es correcto llamar “tótem” a quienes son especies de guías o protectores de un grupo social o político… Se escribe con “m” final y tilde por ser grave. No varía en plural: “los tótem”, no los “tótemes”. * ¡Masacrado! Con esta palabra cabeceó un diario poblano una noticia relativa a una persona que fue asesinada y prácticamente destrozada a golpes. Pero en realidad el que resultó masacrado con este titular fue el idioma español, pues recordemos que la palabra “masacrado”, por cierto de origen francés, alude a “masa”. Y concretamente se refiere al “asesinato masivo”, es decir, cuando muchas personas son muertas, como los tristes hechos violentos que casi a diario ocurren en México y donde mueren varios o a veces muchos a la vez. Cuando se trata de una sola persona, aunque esté machacada y destrozada por los golpes, no está “masacrada”… Es error frecuente en la crónica boxística, cuando un peleador golpea tanto al contrincante, que el cronista dice. “Lo está masacrando”. * Lampadario Y ahora una aportación derivada de la lectura de un ensayo de Mario Vargas Llosa, cuando refiere que en un salón había “lampadarios”… ¿Han oído esta palabra, “lampadario”? Me imagino que no, pero no es otra cosa que una especie de candelabro en el cual hay “varias lámparas”. De hecho, la moderna palabra “lámpara” es una derivación de “lámpada”, a su vez derivada del latín “lampada”. En este 2012, como una aportación a nuestro idioma, rescatemos y usemos palabras de este tipo, que aparentemente están cayendo en desuso…Claro, no use “lámpada”, porque se van a reír de usted, aunque es correcta. Pero sí use “lampadario”. miguel@dicionesmagno.com www.edicionesmagno.com twitter: @miguelcamposram blog: www.elpanoptico.bligoo.com.mx
  • URL copiada al portapapeles