VARIELALIA

Miguel Campos Ramos  Analogías verbales de Felipe Calderón y Josefina Vázquez Mota  Hace unas semanas, durante una reunión con hombres de negocios, el presidente Felipe Calderón hizo una analogía verbal entre una enfermedad y el problema del narcotráfico: cuando una enfermedad todavía no se declara, se puede prevenir, pero cuando ya se declaró, hay que atacarla sin más con medicamentos. Así razonó, más o menos, el primer mandatario. Por supuesto, es justamente lo que hace un médico. El problema está en que cuando se hace una analogía a partir de un planteamiento equivocado, la conclusión también resulta equivocada. En su caso, en materia de su lucha contra la violencia, es lo mismo que si en una enfermedad ya declarada el médico hace un diagnóstico erróneo y en consecuencia el tratamiento no es el adecuado. En efecto, de acuerdo con criterios de analistas que conocen del asunto de la seguridad pública y la lucha contra el narcotráfico, su diagnóstico fue el equivocado y por eso no ha funcionado. Algo similar puede aplicarse a lo dicho por la precandidata del PAN a la candidatura presidencial, Josefina Vázquez Mota, cuando hizo su propia analogía, luego de indicar que México está listo para que lo gobierne una mujer. Su analogía fue que en Argentina ya sucedió, igual que en Chile y Brasil (le faltó decir Nicaragua, con Violeta Barrios Torres, mejor conocida como Violeta Chamorro, por el apellido de su esposo, Pedro Joaquín Chamorro; y en Costa Rica, con Laura Chinchilla Miranda). El error de su analogía verbal radica en que ni Argentina ni Chile ni Brasil se parecen sustancialmente a México. Y además, es de notar que en Chile no fue una mujer quien sucedió a Michelle Bachelet. No es mi intención ser aguafiestas en las aspiraciones de la licenciada en economía Josefina Vázquez Mota, cuando afirma contundente que México está listo para que lo gobierne una mujer. Pero hay que ser objetivos. Hace algunos meses publiqué una reflexión que titulé “¿Presidenta de la república?”, recurriendo igualmente a una analogía verbal. Sólo que la mía parece tener mayor sustento, pues está basada en el grado de educación que han tenido los países donde ha habido mujeres presidentas, precisamente Chile, Argentina, hoy Brasil, desde luego Alemania (allá vale más la canciller Ángela Merkel que el presidente), por supuesto Finlandia, y, si nos vamos a los extremos de la evolución social, Islandia, donde su primera ministra es lesbiana declarada y gobierna excelentemente. Y me atrevo a declarar que más allá de la educación, en esos países es donde más se leen libros por persona al año. Y por tanto, la clave está en la lectura. La abanderada panista, ex secretaria de educación pública, conoce bien de este asunto y sabe que en su gestión y en todas las demás poco se ha avanzado en la materia. Por tanto, si a analogías verbales nos vamos, podría aventurarse que Josefina Vázquez Mota lamentablemente no será la primera presidenta de México. Claro, sería deseable que lo fuera. Tal vez sea lo que necesita este pobre país, gobernado en mayor porcentaje por varones, pero batido en la corrupción y destrozado por la violencia. Y es que, a diferencia de lo que ella dijo, quizá no esté listo para ser gobernado por una mujer, pero vaya que lo merece. miguel@edicionesmagno.com www.edicionesmagno.com twitter:@miguelcamposram blog:www.elpanoptico.bligoo.com.mx
  • URL copiada al portapapeles