HISTORIAS DE 35mm

El Efecto Rashomon  H. F. PALACIOS  Una de las características más importantes de un ser humano que lo distingue de otras especies e incluso entre sí, es la mente. La manera en que vemos la vida puede tener ciertas coincidencias, pero al final cada quien tiene un punto de vista genuino. Al contar una historia, dicho punto de vista se hace presente en detalles, grandes o diminutos, que pueden cambiar el significado por completo. Todos hemos estado en situaciones así, un amigo cuenta un relato acerca de sus proezas de conquistador, haciendo quedar a Giacomo Casanova y a Don Juan como un par de neófitos. Por otra parte, otro amigo que atestiguó tales aventuras afirma que nuestro primer amigo fue rechazado por todas las mujeres del bar, hasta terminar besándose con la menos agraciada (por supuesto, nos la habían descrito como una Afrodita moderna). Son distintos los motivos que llevan a cada uno a contar su historia con diferencias en los detalles importantes, pero no podemos decir que una sea válida y la otra no. Después de todo la verdad es relativa, un tema filosófico de nunca acabar. Todo este asunto fue plasmado de una manera mucho más artística y amena por el director Akira Kurosawa en su película Rashomon (1950). La historia es básicamente un relato acerca de la violación de una mujer y el asesinato de su esposo. Lo interesante se encuentra en que a lo largo de la película se muestran cuatro puntos de vista distintos acerca de lo ocurrido, de tal manera que de lo único que uno puede estar seguro es que tanto la violación como el asesinato sucedieron. Kurosawa maneja las emociones de los personajes con el propósito de que al relatar cada uno lo sucedido, poco a poco vamos conociendo sus personalidades y las razones por las cuáles han tergiversado la historia a su favor. En los tiempos en que fue estrenada, la película causó gran admiración por parte de audiencias y realizadores de occidente. Kurosawa fue inmediatamente reconocido al ganar Rashomon el León de Oro de Venecia y un Oscar honorífico (en esa época no existía el Oscar a Mejor Película Extranjera). Estudios se han hecho y se seguirán haciendo acerca del significado alegórico, simbólico y dramático de la historia, así como de las innovaciones técnicas que Kurosawa y su equipo introdujeron para la filmación. Tal ha sido la influencia de esta película, que actualmente se utiliza el término “Efecto Rashomon” para nombrar a un recurso narrativo de cine y televisión, que consiste en contar una historia desde distintos puntos de vista. Son tantas las series de televisión y las películas que han hecho uso de este recurso, que las nuevas generaciones no conocen su origen. Es curioso cómo a veces lo que creemos que fracasará, funciona y es más, trasciende. Cuando se anunció que Rashomon formaría parte de las películas exhibidas en el Festival de Venecia de 1951, representantes Japoneses se opusieron pues pensaban que dicho proyecto no era fiel a la idiosincrasia del cine Japonés. Tan bajas eran las expectativas del filme, que el mismo Kurosawa tuvo que enterarse por alguien más que su película había ganado en aquel festival.
  • URL copiada al portapapeles