POLVO AL SOL

Israel Torres Hernández  Las tres efes Cada 8 de marzo es celebrado el Día Internacional de la Mujer, pero no es una fiesta completa. Aunque varios gastan saliva y tinta en los medios de comunicación para expresar su entusiasmo por estar a las órdenes de una mujer, o felicitar a sus compañeras de trabajo o escuela, claro, sin tanta efusividad ya que puede haber acusaciones de acoso sexual o bullying, la verdad es que no todos son sinceros. En cambio, la publicidad sí está pendiente. Tiendas departamentales, centros comerciales, joyerías, perfumerías, restaurantes usan los escaparates y vitrinas virtuales para atraer a la mayor cantidad de clientes que puedan. Por eso, y dado que la crisis económica ya empieza a vaciar algunos bolsillos, mas no el sincero corazón de novios, esposos, maridos o intentos de, etcétera, éstas son recomendaciones para festejar a las mujeres como es debido, y que un selecto bloque de feministas han aprobado. 1. NO comprar discos de bandas sinaloenses, grupos duranguenses o cantantes de música ranchera (por ejemplo la Arrolladora Bandael Limón), mucho menos ir a sus conciertos, ya que sus canciones son de machistas y el ambiente típico de cantina, asuntos que las mujeres de bien deben evitar para no caer en los estereotipos sociales. SÍ de Juan Gabriel y Armando Manzanero. ¿A quién le afectan temas como Siempre en mi mente o Somos novios? 2. NO películas o programas en que las protagonistas o demás personajes repitan esquemas tradicionales. Ya basta de conductoras con vestidos entallados, minifaldas, escotes, botox, tintes o silicón. Y de las madrecitas y esposas sufridas al estilo de Sara García, Marga López, Silvia Derbez. O sirvientas que luego se vuelven las dueñas de la casa como María Isabel o María la del Barrio. SÍ a emisiones como Tercer Milenio con Jaime Maussan y las cápsulas del IFE pues abordan situaciones interesantes, importa lo que digan los conductores, no su físico y son educativos. 3. NO lecturas demasiado intelectuales o cargadas de ideología contraria a la esencia femenina. En vez de quemarse los sesos al revisar El segundo sexo de Simone de Beauvoir o Mujer que sabe latín de Rosario Castellanos que enfatizan la importancia de la libertad como un derecho fundamental, pues su poco crédito al no defender el consumismo las condena. SÍ a las novelas de Corín Tellado, a seguir las actualizaciones de Josefina Vázquez Mota en Facebook o de Adela Micha en Twitter. Desde luego, ellas sí las entienden. Por último: cada el 8 de marzo debe ser una fecha en que mujeres y hombres convivan. Ante la violencia contra las mujeres, cuyo punto más álgido ocurre en Ciudad Juárez, no basta que algunas activistas alcen la voz y reclamen lo que la mayoría de ciudadanos tendrían que exigir también: decisión de ser ellas, sin cortapisas moralistas. Suponer que quienes mejor apoyan, quieren y comprender a las mujeres son los guapos, ricos e inteligentes y no los que reunimos las tres efes (feos, farranderos y fugadores) sería echarle polvo al sol.
  • URL copiada al portapapeles