VARIELALIA

Miguel Campos Ramos Estadio, no Estadío Cuando nos referimos a la etapa o el nivel en que se halla algo, por ejemplo una enfermedad o la construcción de una obra pública, se debe decir “estadio”, no “estadío”. Ejemplos: “Su enfermedad cursa por un estadio de pronóstico alentador”. “La construcción del periférico está en su último estadio”. Quienes dicen “estadío”, con acento de ruptura, se dejan llevar por el parecido con la palabra “estadía”, del verbo “estar”. Y obviamente, lo relacionan con el sustantivo “estadio”, es decir, un lugar para hacer deporte, del cual sienten que nada tiene que ver con “la etapa o el nivel de algo”. No se constituyen las patrullas en el lugar de los hechos En la crónica policiaca es común oír cosas como: “Al lugar del accidente se constituyeron dos patrullas”. O: “El agente del ministerio público se constituyó en el lugar del accidente”. “Constituir” es “integrar”, por ejemplo “constituir un equipo”. Y en la jerga jurídica, “ostentarse o presentarse en calidad de algo”, no “acudir”. Por eso, es correcto decir: “El licenciado fulano se constituyó en agente del Ministerio Público en el lugar de los hechos para dar fe”. Pero es absurdo decir: “En el lugar de los hechos se constituyó el agente del MP”. Y es peor: “Dos patrullas se constituyeron en el sitio del accidente” (pues ni que hubieran estado desintegradas). Hay situaciones que no se tiene información suficiente En algunas expresiones los hablantes suprimen palabras o les aumentan otras que son innecesarias. Es el caso de este ejemplo: “Hay situaciones que no se tiene información suficiente”. Sin duda suena incomprensible, por absurda. Y es que le faltan dos palabras: “de” y “las”, para que diga: “Hay situaciones de las que no se tiene información suficiente”. O también, “Hay situaciones de las cuales no se tiene información suficiente”. En la mala redacción son muy comunes este tipo de aberraciones gramaticales. Cuidado. Digiriendo, no Digeriendo Un excelente modo de conjugar correctamente verbos difíciles es recurrir a las analogías, es decir, a los parecidos. “Digerir” se parece a “sugerir”. Por tanto hay que seguir el modelo de sugerir. Si decimos “Sugiriendo”, no “Sugeriendo”, pues digamos “Digiriendo”, no “Digeriendo”. He oído este tipo de flexiones erróneas, en algunas notas radiofónicas relacionadas con temas policiacos. Ejemplo: “Se ahogó digeriendo un trozo de carne”. Lo correcto es: “Se ahogó digiriendo un trozo de carne”. Nieva, no Neva Siguiendo con verbos, “nevar” es otro que a veces no se sabe conjugar. Hay quienes dice “neva”, ejemplo: “En Puebla casi no neva”. Lo correcto es “nieva”, es decir: “En Puebla casi no nieva”. Un dato curioso es que los verbos relacionados con la naturaleza sólo se conjugan en tercera persona de singular, por ejemplo “llueve”, “graniza”. En estos casos no es necesario anteponer un sujeto, pues no existe. No vayan a decir: “La lluvia llueve” y “El granizo graniza”. Basta “llueve” y “graniza”. En fin, no olviden: “nieva”, no “neva”. miguel@edicionesmagno.com www.edicionesmagno.com twitter: @miguelcamposram blog:elpanoptico.bligoo.com.mx
  • URL copiada al portapapeles