VARIELALIA

Miguel Campos Ramos  El país paralelo de Cuadri  El candidato del PANAL está desperdiciando la oportunidad que la vida le dio. Y es que, sabedor de que no tiene ninguna posibilidad de ganar (probablemente ni de obtener el 3 por ciento que “su” partido requiere para conservar el registro), en su campaña expone propuestas inviables. Por ejemplo, la tontera de proponer que se cuadruplique el número de policías federales (como para qué, si todo los días las noticias dan cuenta de que en los órganos policíacos esta inmiscuida la delincuencia). O la creación de una Secretaría de las ciudades, que suena más a cuento infantil o novela utópica que a real pertinencia, pues hay dependencias que se ocupan del asunto. Pero no sólo sus propuestas carecen de sentido. También algunos de su comentarios, como el que hizo respecto al concepto de "pobres", pues para él no existen, lo que hay son personas con ganas de salir adelante, que trabajan de cualquier forma, en el comercio informal incluso, y en consecuencia lo que ve es mexicanos pujantes de una clase media emergente con ganas de superarse. Habría que decir: sin palabras. Pero no: hay que decir que cómo se nota que no conoce su país, ni siquiera la ciudad de México. Lo grave es que su historial académico habla de una formación en ecología, obra pública y economía que debería mostrar. Con sus dichos, ya no se sabe si está defendiendo la causa de su partido, o apoyando la actual política federal, pues de acuerdo con la apreciación del Presidente Calderón en su “miniinforme”, órganos internacionales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la OCDE, la UNESCO e incluso el INEGI, estarían equivocados o no tendrían datos actualizados respecto a los pobres. ¿Por qué digo que Gabriel Cuadri está desperdiciando su oportunidad? Porque en vez de absurdas propuestas y comentarios sin sentido, bien podría estar haciendo severas críticas a distintos aspectos del país, e incluso estar observando con lupa las propuestas de los otros aspirantes a la Presidencia y fustigarlos para que al menos no todo se les vaya en ofrecimientos que, según analistas, no tienen sustento o forma de concretarse. Gabriel Cuadri, académico de profesión, como él mismo dice en un spot, debería enfocar sus baterías desde ese ángulo para al menos darnos luz en la visión que, como investigador que dice ser, tenga de México. Esto ayudaría más a los otros candidatos, para que gane quien gane, pueda incluso aprovechar el conocimiento académico del panalista. Para colmo, cuando surgió el tema de las posibles enfermedades o estado de salud de cada candidato, él presumió de estar arriba de la media y de incluso hacer deporte y tener a una experta vigilando tal aspecto de su vida. Honestamente, su candidatura no parece sino una forma de desperdiciar recursos económicos tan necesarios para un país que, como si fuera historia de universos paralelos, él ve desde su universo de comodidad. Lástima, porque ocuparse de él hasta resulta ocioso, pero como prometí referirme a los cuatro, esta vez le tocó su turno. miguel@dicionesmagno.com www.edicionesmagno.com twitter: @miguelcamposram blog:www.elpanoptico.bligoo.com.mx
  • URL copiada al portapapeles