Celebra la Reina Isabel II un sombrío cumpleaños

La soberana británica llega a los 94 años superando casi todas las crisis que implican un mandato.

Isabel de Inglaterra cumple hoy 94 años este año 2020 la soberana británica afronta su gran día con más tristeza e incertidumbre a causa de la pandemia que tiene confinado a todo el planeta ha llegado hasta palacio mismo.

El Covid-19 no ha hecho distinciones, desde Wuhan a Estados Unidos, pasando por Europa entera, así que como cualquier otro ciudadano del mundo la Reina de reinas, Isabel II pasará su cumpleaños recluida. Y por ello prácticamente en soledad. De hecho, la Reina ha pedido que no haya salvas de honor para conmemorar su cumpleaños este martes por primera vez durante su reinado ya que no se considera apropiado en las circunstancias actuales. Los edificios públicos tampoco tendrán que enarbolar las banderas y este día no se enmarcará de ninguna manera especial.

Recibirá por teléfono en su residencia del Castillo de Windsor las felicitaciones de hijos, nietos y bisnietos, en lugar de los besos y abrazos en persona acostumbrados de otros años. El menor de los males, no obstante, para quien ha pasado varias páginas negras de la historia con la misma altura y la misma ejemplaridad que ahora reclama a los británicos para vencer esta nueva crisis: “Espero que en los años venideros todo el mundo pueda estar orgulloso de cómo se respondió ante este desafío”, ha dicho la monarca desde su retiro.

También lee: Por Covid-19, cancelan edición 2020 de la Comic-Con de San Diego

El virus es la guinda que faltaba a esta tarta de cumpleaños con poca crema con la que deleitarse. Las alegrías del compromiso, de la boda y del nacimiento del primer hijo de los Duques de Sussex, el pequeño Archie Harrison; o de la boda de Eugenia de York con Jack Brooksbank o del más reciente compromiso de Beatriz de York con su prometido, Edoardo Mapelli Mozzi, que endulzaban las crónicas de los Windsor entre 2018 y 2019, han dado paso a noticias menos gratas.

Una de las más controvertidas, e inimaginables hace un año o dos, es la llamada operación Megxit, que ha puesto en jaque a la Reina en los últimos meses. Los británicos han pasado por distintas fases desde el desconcierto inicial, a la absoluta negación, hasta la aceptación final cuando Isabel II, que comprende pero no puede consentir a la pareja, y los Duques de Sussex, que querían realmente asistir a Su Majestad y al país pero de manera simbólica desde la distancia, consiguieron llegar a un acuerdo razonable para ambas partes.


El Brexit tampoco ha sido un dulce, pero quizá más difícil de digerir ha sido caer en la cuenta de que su roca no es de piedra, que Felipe de Edimburgo, el pilar de la monarca, por primera vez se tambaleaba a sus noventa y muchos a causa de una gripe severa, por la que fue hospitalizado como medida de precaución. Afortunadamente, todo salió bien y hoy, día de confinamiento como otro cualquiera, celebra en la intimidad del castillo de Windsor su cumpleaños, feliz en su compañía.

Soplará 94 velas, con todas sus sombras y todas sus luces. Iluminan el horizonte la próxima visita de su bisnieto Archie Harrison, que le prometieron los duques de Sussex cuando todo volviera a la normalidad, y la boda real de Beatriz de York y Edo Mapelli Mozzi, que puede ser la gran fiesta popular que ponga el ansiado final feliz a esta crisis.


  • URL copiada al portapapeles