Vecinos ofrecen apoyo a la familia de Oswaldo

La Sedena debe cumplir para darle pensión vitalicia Rosalía SÁNCHEZ Corresponsal de ATN Noticias ACATLÁN DE Osorio.- Ante la posibilidad de que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) no otorgue pensión vitalicia para Oswaldo Zamora Barragán, niño pastor originario de Petlalcingo, quien quedó mutilado por la explosión de un artefacto militar, los habitantes de la comunidad de El Ídolo mostraron ayer su indignación y ofrecieron emprender un movimiento de solidaridad con la familia Zamora. Habitantes de la comunidad del Ídolo, perteneciente al municipio de Petlalcingo, exigieron a las autoridades militares y del Estado el cumplimiento de las promesas de pago de una pensión y de atención al menor que perdió extremidades por la irresponsabilidad militar de haber dejado esos explosivos que estuvieron a punto de causarle la muerte al niño. La gente de esa pequeña comunidad dedicada al campo se sumaran a las demandas de Bernardo Zamora padre, quien enfrenta el problema serio de no tener empleo, ya que era migrante y tener a su hijo menor afectado de por vida. Se unirán a las demandas realizadas por Bernardo Zamora, que exige le proporcionen una pensión de por vida a su hijo para tener al menos certeza de que podrá tener alimento y tal vez educación , ya que por el accidente le cambiaron drásticamente la vida al menor. La gente buscará la forma de trasladarse a la ciudad de Puebla, para exigir de nueva cuenta al Gobierno del Estado, el apoyo y la solidaridad para que las autoridades de la SEDENA asuman la responsabilidad de cumplir con la pensión para Oswaldo . Los entrevistados omitieron su nombre por temor a tener represarías, pero están en la mejor disposición de apoyar a la familia Barragán, para que se pague las afectaciones, aunque el daño moral no tiene precio , por lo que la comunidad se une ante los reclamos de los afectados. Una mujer con lágrimas en los ojos expresó “Nosotros queremos justicia, no porque somos pobres y no tenemos influencias en el gobierno o palancas, van a dejar que las cosas se queden así”. Indicaron que el Ejército siempre se establece en ese lugar, para hacer prácticas y nunca había pasado nada, hasta que ocurrió la explosión que casi mata a Oswaldo, el pastorcillo que cuidaba sus cabras.. Oswaldo era un niño feliz cuidando su ganado y asistiendo a la escuela, pero ahora le será más difícil poder desplazarse por el monte.
  • URL copiada al portapapeles