Hallan irregularidades en Huauchinango

La Auditoría Superior de la Federación revisó la aplicación de poco más de 54 mdp correspondientes al Fondo de Infraestructura Social Municipal durante 2012  Alma FUENTES Corresponsal Hallan irregularidades en manejo de recursos federales en HuauchinangoLa Auditoría Superior de la Federación (ASF) revisó la aplicación del 71.6 por ciento de los 54 millones 208 mil 100 pesos del Fondo de Infraestructura Social Municipal (FISM), recursos federales correspondientes al año 2012 administrados por el exalcalde de Huauchinango, Omar Martínez Amador. La ASF determinó que la administración del exalcalde manejó con opacidad los recursos federales y dejó de atender a las localidades más necesitadas de la construcción infraestructura básica como drenajes, agua potable y alcantarillado. El organismo revisó la aplicación del 71.6 por ciento de los 54 millones 208 mil 100 pesos del Fondo de Infraestructura Social Municipal, es decir, 38 millones 823 mil 600 pesos ejercidos por la pasada gestión hace dos años y encontró 14 irregularidades. El órgano de fiscalización del gobierno federal criticó la falta de controles que pudieran evitar el desvío de los recursos del FISM en perjuicio de la población por parte de la pasada gestión municipal, así como la carencia de mecanismos para “transparentar y difundir la información” sobre la aplicación de estos dineros públicos. En su dictamen que corresponde a la Auditoría Financiera con Enfoque de Desempeño 12-D-21071-14-0799, indicó que la calidad del registro contable del ejercicio del gasto público de la gestión de Omar Martínez Amador fue insuficiente, debido a que las “operaciones se registraron en cuentas de balance en forma global, lo que impide conocerlas detalladamente”. De las observaciones realizadas, indica el análisis publicado en la página web de la ASF, sólo 6 fueron solventadas, mientras que las 8 restantes generaron una solicitud de aclaración, 2 procedimientos administrativos sancionadores y 7 pliegos de observaciones. Con los dineros del FISM, la administración de Omar Martínez Amador ejecutó obras que no beneficiaron a la población en condiciones de pobreza extrema y rezago social contraviniendo las reglas de operación de estos recursos, como la terminación del acceso a la Central Camionera de Huauchinango para el que se destinó un millón 169 mil 400 pesos de este fondo. Aunque esa obra fue iniciada durante la gestión del expresidente Carlos Martínez Amador (2005-2008), hermano de Omar, quien el 1 de marzo de 2007 firmó un convenio con los empresarios de autobuses Estrella Blanca en el que se comprometió al trazo y pavimentación de los accesos, sólo fue concluida en junio de 2013, seis años después de que colocaran la primera piedra y para el que se habían destinado siete millones de pesos de un crédito de Banobras. La auditoría federal consideró también que la compra de 250 netbook para estudiantes de nivel medio superior por un monto de un millón 50 mil 300 pesos fue irregular debido a que la acción es violatoria de la Ley de Coordinación Fiscal, ya que este rubro no está contemplado en la misma. Asimismo, un millón 574 mil 600 pesos del FISM fueron aplicados por el gobierno de Omar Martínez Amador al rubro de “gastos indirectos” que no corresponden a la naturaleza del fondo por lo que no se logró el objetivo de la política pública federal, consideró la ASF. De acuerdo con el artículo 33 de la Ley de Coordinación Fiscal, los recursos del FISM se destinarán sólo al financiamiento de obras, acciones sociales e inversiones que “beneficien directamente a sectores de su población que se encuentren en condiciones de rezago social y pobreza extrema”. Entre ellas agua potable, alcantarillado, drenaje y letrinas, urbanización municipal, electrificación rural y de colonias pobres, infraestructura básica de salud, infraestructura básica educativa, mejoramiento de vivienda caminos rurales e infraestructura productiva rural.
  • URL copiada al portapapeles