Malbaratan las artesanías de palma en Izúcar

La falta de empleo y oportunidades en las comunidades han originado que muchas personas salgan para ofrecer su arte de manera callejera

El tejido de la palma es un arte que ha pasado de generación en generación en las familias mixtecas, pues para algunos habitantes de estos municipios, sobre todo los adultos, es su forma de vida, pero ante la falta de empleos se ven obligados a malbaratar su mercancía para tener alguna ganancia.

Raúl Ramírez, originario del municipio de Acatlán de Osorio, se traslada a Izúcar de Matamoros para vender su artesanía, la cual consta de insectos elaborados con palma.

Este artesano menciona que desde niño, su abuelo y su padre le enseñaron el manejo de la palma y la madera, y aunque su oficio es albañil, el arte le ayuda para sobrellevar la economía de su hogar.

Destacó que son más de 10 formas de insectos los que puede elaborar y mientras era entrevistado, al elaborar obras de arte con palma ya no necesitan bajar la mirada para saber cómo va su tejido, pues son tantos los años de experiencia que sus dedos van cruzando la palma hasta dar forma a la pieza que desean crear.

Platicó que el precio de las artesanías puede ir desde 10 pesos hasta los 500 pesos por una más laboriosa.

Agregó que la falta de empleo y oportunidades en sus comunidades de origen han dado como resultado que muchas personas, en su mayoría hombres, salgan para ofrecer su arte de manera callejera, aminorando de gran manera su valor.

Por otra parte, un ciudadano que compró uno de los insectos de palma, comentó que este es un trabajo artístico pero es una lástima que tengan que malbaratarlo, por lo que le dijo a Raúl Ramírez que no regalara su trabajo. Al final, se solidarizó y le pagó 20 pesos por la figura de 10 pesos, ya que, destacó, como artista le da vida a un pedacito de palma.

  • URL copiada al portapapeles