Pobladores retienen a autoridades y policías en Nicolás Bravo… ¡Por 5 horas!

Los elementos de la Policía Municipal de Cañada Morelos realizaban un filtro de seguridad sobre la carretera federal Tehuacán-Orizaba.

Durante poco más de 5 horas, alrededor de 100 pobladores de la segunda sección de la comunidad de Azumbilla, perteneciente al municipio de Nicolás Bravo, mantuvieron retenidos a los regidores de Gobernación, Efrén Montalvo Rueda; de Educación, Regina Hernández Rojas; de Hacienda, Francisco Jiménez y el contralor municipal Rosendo Armando Sandoval; además de dos policías quiénes fueron despojados de sus armas y golpeados.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 20 horas del pasado lunes, cuando elementos de la Policía Municipal de Cañada Morelos realizaban un filtro de seguridad sobre la carretera federal Tehuacán-Orizaba, a la altura del entronque de la población de Azumbilla y le marcaron el alto a un joven que circulaba a bordo de una motocicleta.

Como hizo caso omiso a las instrucciones policiacas comenzó una persecución. El joven condujo hasta su domicilio, ubicado en la calle Niños Héroes entre Ávila Camacho y 28 de Febrero de la segunda sección de Azumbilla, de donde empezaron a salir sus familiares y vecinos, por los que los Policías de Cañada Morelos optaron por retirarse.

La situación causo inconformidad y pronto se empezaron a concentrar las personas en el lugar. Al sitio acudieron dos elementos de la Policía de Nicolás Bravo a bordo de una patrulla, los cuales fueron golpeados y desarmados por los pobladores, quienes exigían regresaran los uniformados de la Policía Estatal que habían perseguido al joven y presuntamente realizaron detonaciones de arma de fuego.

Se constituyeron en el lugar el regidor de Gobernación, Efrén Montalvo Rueda, quien también fue agredido y detenido, pero logró explicarles a los inconformes que habían sido elementos de la Policía Municipal de Cañada Morelos los que estuvieron en este incidente y no los de la Policía Estatal.

Posteriormente arribaron los regidores de Educación, Hacienda y Contraloría, quienes dialogaron con los habitantes para que liberaran a los policías y a su compañero; además, que devolvieran las armas de cargo.

La turba no pudo comprobar que se hayan realizado detonaciones, por lo que alrededor de las 01:30 horas del martes se llegó al acuerdo de liberar a los dos policías de Nicolás Bravo, que presentaba solo algunos golpes contusos, entregar sus armas, mientras que la patrulla se tuvo que quedar en el lugar, dado a que no se encontraron las llaves.

Horas más tarde se sostuvo una reunión en el Centro Integral de Servicios (CIS) de Tehuacán, en donde participaron las autoridades de Nicolás Bravo, la familia del joven y un grupo de pobladores para firmar el acuerdo, en donde se pidió el respeto a la integridad de los habitantes del municipio y un freno las agresiones por parte de las corporaciones policiacas, ya que el incidente ocurrido el lunes pudo haber causado una desgracia.

Al sitio también acudieron efectivos de la Guardia Nacional, Sedena y Policía Estatal, así como elementos policiacos municipales de Chapulco y Santiago Miahuatlán como apoyo.


  • URL copiada al portapapeles