Barbosa ve viable construir cárceles locales

El gobernador descarta uno similar al de San Miguel, pero contempla para Tehuacán y otro en San Pedro Cholula.

El gobernador Miguel Barbosa ve viable la construcción de dos centros penitenciarios locales, en Tehuacán y en San Pedro Cholula, para responder al alto número de población penitenciaria.

Sin embargo, descartó uno similar al de San Miguel, en Puebla, por falta de interés de la administración federal.

Ayer en su conferencia matutina, el mandatario dijo que será complicado edificar otro Centro de Readaptación Social de las mismas dimensiones al de la capital, donde actualmente compurgan penas detenidos por delitos del fuero común y del federal.

Barbosa Huerta aseguró que las fuentes de financiamiento para construir los penales se han perdido paulatinamente. “Esperaba que hubiera un reclusorio federal pagado por la Federación y no le están invirtiendo al tema; por tanto, lo descarto,” reveló. 

También puedes leer: No hay velo de impunidad por posibles candidaturas en 2021: Barbosa

Explicó que un penal en Tehuacán no se descarta porque puede ser autofinanciable, igual que uno en Cholula, ya que puede ser con recursos del estado como se pueda fondear su edificación.

“Pero la construcción de un reclusorio para dividir al de San Miguel en dos, ése es el problema, no hay dinero en la Federación para apoyar a los estados en esta materia,” reconoció.

El gobernador manifestó que seguirá con ese planteamiento, porque es un asunto que se abandonó hace décadas, “pero tenemos que hacer cosas por el sistema de reclusión del estado”.

El Popular, diario imparcial de Puebla publicó semanas atrás que existe una población carcelaria superior a los 7 mil internos en 20 presidios en diferentes centros urbanos de la entidad.

Los penales con mayor población son: San Miguel, de Puebla, con 4 mil 082 internos; seguido de Tepexi de Rodríguez, de mediana seguridad, con 665; y en tercero, el de Tehuacán, con 650 reclusos.

Los otros reclusorios con alto número de población son: Cholula, con 465; Huauchinango, con 323; Serdán, con 236; Huejotzingo, con 188; Zacatlán, 156; Teziutlán, 153; y Tecamachalco, 129 internos, según datos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Desde el gobierno de Mario Marín y después con Rafael Moreno Valle, se planteó la propuesta de construir centros penitenciarios para reducir el hacinamiento. Pero ninguno de esos dos mandatarios logró aterrizar recursos estatales ni atraer presupuesto federal para concretarlo.

En la actualidad existe incluso un déficit de penales en la entidad, ya que, como resultado del sismo del 19 de septiembre de 2017, los recintos de Atlixco, Izúcar de Matamoros y Chiautla de Tapia quedaron fuera de funcionamiento.

Los ayuntamientos de esas demarcaciones mantienen sin intervención los penales, salvo en Atlixco, donde se aplicó un par de partidas para la recuperación, sin que aún esté disponible.

 

  • URL copiada al portapapeles