¿Cuál pandemia? Poblanos abarrotan el Centro Histórico en Día de Muertos

Mientras que las calles del centro se encuentra llenas, los cementerios y comercios perecen por la pandemia.

Este domingo primero de noviembre, los panteones se quedaron sin familias, sin adornos florales, sin olor a copal, sin música y sin visitas a los fieles difuntos.

Ya no se vieron las largas filas ingresando al panteón municipal, de familias cargando flores para sus fieles difuntos.

Este año por la contingencia sanitaria, el inmueble permanece desolado.

No hay adornos florales, no hay olor a copal, no hay música, ni sepultureros, porque el covid-19 hizo de las suyas.

Las calles de los alrededores, se quedaron vacías, no hay puestos ambulantes, solo puestos de flores que aún no se alcanzan a recuperar de la crisis que viven desde hace varios meses.

El cierre de panteones, las restricciones sanitarias y hasta la crisis económica que provocó el covid-19, provocaron que comerciantes que se instalan en las afuera del cementerio municipal, no registrarán las ventas acostumbradas.


Comerciantes de flores señalaron que al menos este año se quedarán rezagada más de la mitad de su siembra, pues a pesar de que bajaron sus precios hasta 70 por ciento, no lograron vender.

“Las ventas están muy bajas porque hace un año estuvo bien, pero por ahora la enfermedad está todo afectado. Pensábamos sacar un poquito, pero parece que no porque todo está muy bajo. La mitad de nuestra producción se nos va a quedar".

Durante 2019 ofrecieron los ramos en 50 pesos y vendieron toda su mercancía; sin embargo, aunque este año los precios oscilaron entre 12 y 20 pesos para abonar a los bolsillos de sus clientes, llegarán sólo al 50 por ciento de su inversión.

Quienes aprovecharon la situación fueron los comerciantes ambulantes del centro histórico.

Las inmediaciones del mercado 5 de Mayo, entre 3 y 5 Norte, registraron una importante afluencia de poblanos.


Lo anterior, permitió una invasión de puestos en los alrededores.

Venta de flores, frutas, dulces de calabaza y calaveritas de azúcar, fue lo que más buscaron los ciudadanos que se siente cita en grandes cantidades como si no existiera en covid-19.

En un recorrido hecho por El Popular, Diario Imparcial de Puebla por calles del primer cuadro de la ciudad, una importante cantidad de personas se concentraron en varios puntos sin temor a contagiarse.

Largas filas se congregaron a las afueras del mercado 5 de mayo, sin miedo y no todos cumpliendo con las restricciones sanitarias.

Algunos con cubreboca, con caretas, pero otros sin respetar distancias entre ellos, ni portando elementos de protección personal, acudieron en masa a realizar sus compras del día.

Parecía un día normal de 2019, cuando ninguno de ellos imaginó que este año, un virus cobraría la vida de miles de poblanos en apenas 8 meses.


  • URL copiada al portapapeles