Mis ventas se han reducido más del 90%: restaurantero

Román Espinosa dijo que si llega a cerrar su restaurante y se le da la opción de vender comida como ambulante, lo hará.

A casi 11 meses de la pandemia del Covid-19 en Puebla, muchos empresarios han tomado la decisión de cerrar sus negocios porque les es imposible mantenerse con las ventas bajas. Uno los sectores más afectados ha sido el de la comida.

A pesar de que este tipo de comercio ha mantenido una intermitente en su apertura, ya que en ciertos lapsos logró abrir con mesas disponibles y en otro periodo simplemente tuvieron que bajar sus cortinas, se reportaron pérdidas de ingresos económicos y de empleos.

Tal es el caso del restaurante Pavoreal, ubicado en el Centro Histórico. Su dueño, Román Espinosa mencionó en entrevista para El Popular, Diario Imparcial de Puebla que sus ventas se redujeron al 80 por ciento durante el primer confinamiento; sin embargo, con el segundo cierre, se vieron afectadas hasta en un 99 por ciento.

“Con el primer confinamiento solo podíamos meter tres de 10 clientes; sin embargo, no perdimos dinero, no ganábamos nada pero tampoco estábamos en números rojos. Pero con este segundo confinamiento nos la estamos viendo negras. En el primer cierre las ventas bajaron un 80 por ciento. Con la apertura nuevamente se estabilizó, pero con el segundo confinamiento es devastador, los ingresos bajaron al 99 por ciento. Están para llorar”, declaró.

También contó que era el propietario de dos restaurantes pero a causa del segundo confinamiento y cierre de comercios, no pudo mantener a ambos en operación, por ende, el 15 de enero tuvo que cerrar uno permanentemente.

 “Antes de la pandemia tenía dos restaurantes. Con el primer confinamiento nos enfrentamos al pago de las rentas y de salarios y de ahí dependían 30 familias directamente, más las indirectas. Un arrendador me permitió pagarle hasta que se volviera a abrir, el otro no, por eso tuvimos que cerrar. Para mí fue devastador”, declaró.

Declaró que las ventas por las plataformas digitales no son suficientes para sustentar un negocio de restaurante.

“Las ventas en líneas no son suficientes para mantener un negocio, es ahí donde te pones a pensar en los acuerdos para generar soluciones”, recalcó.

Añadió que de su restaurante Pavoreal actualmente dependen 10 familias de manera directa, más a parte los beneficiarios indirectos como son los distribuidores, proveedores y demás.

“No se justifica que demos de baja a personal, por eso estamos haciendo malabares para mantener al personal, pero cada vez es más complejo seguir”, contó.

Celebró que en días pasados el gobierno de Puebla aprobó un apoyo para los comercios; sin embargo, explicó que se debe hacer un pacto entre gobierno, establecimientos, informales y ciudadanía.

“Yo veo muy positivo todo lo que se hace por parte del gobierno para mitigar efectos de pandemia, sin embargo, falta una mayor entendimiento entre la necesidad de los sectores y gobiernos. Parece que las decisiones son tomadas de manera unilateral y creo que eso puede contribuir a que las soluciones funcionen”, finalizó.


  • URL copiada al portapapeles