Abrir las escuelas en Puebla, ¿es o no una buena idea después de todo?

El gobierno del Estado ha mencionado que tanto docentes como alumnos regresarán hasta que el color del Semáforo Epidemiológico esté en verde.

A un año de que la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Gobierno Federal tomaran la decisión de que las aulas quedarían vacías por ser consideradas un riesgo para la salud de los estudiantes a raíz de la pandemia de Covid-19, ahora diferentes organizaciones de escuelas privadas y públicas, piden el regreso presencial a los salones de clases, pero, ¿es una buena idea?

Al menos en Puebla, el gobierno del Estado ha mencionado que tanto docentes como alumnos regresarán a los salones de clases hasta que el color del Semáforo Epidemiológico esté en verde o en su caso, que el 70 por ciento de la población esté vacunada; sin embargo, ha quedado claro que la educación vía remota no fue bien recibida ni por el profesor ni por el estudiante.

Y es que son diferentes aspectos por los que México no pudo adaptarse a las clases vía remota: docentes con nula capacitación en tecnología, limitado acceso a internet en las familias mexicanas que, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), solo tres de cada 10 casas en el país cuentan con este servicio, o el mismo desinterés por parte del docente y del alumno.

También lee: Latinoamérica, la zona más afectada con los cierres escolares por Covid-19 

La Unión Poblana de Escuelas Particulares que representa a 100 instituciones privadas en Puebla tiene pensado presentar una iniciativa al Gobierno del Estado con los diferentes protocolos para un posible regreso a las aulas, pero ¿será suficiente para que se autorice?

“Somos una asociación que representa a 100 escuelas en la entidad, la mayoría en la zona conurbada. Queremos el diálogo con autoridades para que se permita a los padres elegir si desean que sus hijos asistan de manera presencial a las aulas o sigan con el formato en línea. Esto se malinterpreta, no queremos regresar como si nada, ni que todos regresen, sino que cada padre y madre pueda evaluar los riesgos y tomar la decisión de continuar en línea o retomar lo presencial. No lo pensamos solo como particulares, sino también como educación pública”, argumentó Javier Osorio, quien es vicepresidente de esta organización.

Los lineamientos que el Gobierno Estatal establezca, en un caso hipotético, se sumarían a los protocolos de salud y seguridad que esta misma organización plantea. 

“Se valora un formato híbrido, donde unos días acudan unos niños y otros días los demás, o en grupos reducidos a lo que el Gobierno nos diga”.

Los lineamientos en general que quieren presenta son: un regreso opcional y voluntario, en donde nadie está obligado a llevar a sus hijos, y por ende, los padres tendrían que firmar una responsiva de la asistencia de sus hijos y ellos como escuelas, garantizar tener la mejor calidad a la educación en línea en caso de elegir esa opción.


Otro sería la implementación de tres tipos de filtros: el primero en casa, el segundo al llegar a la escuela y el tercero al entrar a los salones. Consistirían en validar el estado de salud del alumno, donde los mismos padres y docentes se comprometan a ser honestos y responsables en informar si algún menor presenta un síntoma respiratorio. 

“Pediríamos la honestidad de los padres, por si salen de vacaciones o que si sus hijos presentan algún síntoma lo informen, para que puedan tomar las clases de manera en línea. Mientras que en las escuelas la toma de temperatura, sanitización, el uso de cubrebocas, la sana distancia, núcleos pequeños de su salón, las jornadas escolares serían según lo que las autoridades permitan y hasta actividades al aire libre,” explicó Javier Osorio, quien aún muestra inconformidad por la apertura de templos religiosos, cines, restaurantes y plazas comerciales.

Según una encuesta realizada por la misma organización Unión Poblana de Escuelas Particulares y dicen que de las 100 escuelas que representan, el 70 por ciento de los padres de familia votaron de manera aprobatoria un regreso a clases de manera presencial, mientras que el 30 por ciento prefirió las aulas remotas.

Javier Osorio comentó que en los próximos días redactarán una petición para que puedan entablar conversaciones con el Gobierno del Estado y se llegue a un acuerdo, para un regreso a clases de manera presencial.

Caber recordar que, 68 escuelas privadas cerraron por la pandemia en Puebla: 21 mil 968 estudiantes migraron a una institución pública y 5 mil 017 alumnos desertaron de secundaria y bachillerato en Puebla, de acuerdo con el reporte Principales Cifras del Sistema Educativo Nacional, emitido por la SEP.


  • URL copiada al portapapeles