Reportan presunto brote de Covid en la Fiscalía General del Estado

Algunas fuentes señalaron que el director de la Policía Ministerial Gerardo Mejía Granados, y su segundo al mando, el comisario Montes, dieron positivo al virus.

El personal de la Fiscalía General del Estado (FGE) está preocupado por un presunto brote de Covid-19 en la dependencia, en prácticamente todo el territorio del estado.

Algunas fuentes señalaron que al interior de dependencia incluso el director de la Policía Ministerial Gerardo Mejía Granados, así como su segundo al mando, el comisario Montes, dieron positivo al virus. Señalaron que el director incluso se encuentra intubado.

Agentes y comandantes confesaron estar preocupados, pues “debido a la necedad de sus mandos” muchos se han visto expuestos y temen haber contagiado a sus familias. Acusaron que desde el inicio de la pandemia el manejo de las medidas de higiene y seguridad en la dependencia han sido pésimas.

Enfatizaron que el director Mejía Granados hace algunas semanas estuvo ordenando reuniones entre él y los mandos medios de distintas comandancias de todo el estado. Allí varios comandantes se contagiaron y tuvieron que irse de incapacidad y “algunos la pasaron realmente mal en hospitales”.

Por ahora, las decisiones al interior de la Policía Ministerial son tomadas por el comandante Moisés, el tercero al mando.

Algunos de los informantes desconfían de Moisés y desconocen el funcionamiento de la corporación, ya que el mando “se deja llevar por rumores”.

Moisés estuvo a cargo del operativo fallido en Chignahuapan, ocurrido a finales de agosto, donde dos elementos de la Policía Ministerial perdieron la vida y hubo 17 lesionados.

 

CRECEN LOS CONTAGIOS

Aunque las personas consultadas no cuentan con los reportes oficiales y precisos, estiman que al menos hay 80 elementos contagiados en la corporación, más aquellos que por ser asintomáticos desconocen que portan el virus.

Un área sumamente conflictiva son los separos de la FGE en el C5, en donde es necesario que incluso la Comisión Estatal de Derechos Humanos acuda a supervisar la forma en cómo la dependencia expone a los detenidos y a los empleados.

“Decenas de detenidos en una sola celda (…) no hay ninguna medida de seguridad contra Covid-19, tanto es así que además de que los detenidos están hacinados, aquellos que llevan síntomas no son separados del grupo y por si fuera poco esas instalaciones no son sanitizadas”.

En esa misma área se recibe a familiares y abogados de los detenidos, es por ello que en los últimos meses los agentes destinados a esos servicios han resultado infectados.

 

AUMENTA LA MOLESTIA

Los agentes consultados dicen estar sumamente molestos, porque los mandos de la FGE no han sabido adaptar los métodos de trabajo a las exigencias que impone la pandemia, y siguen priorizando las reuniones multitudinarias y otras formas de operar que los han dejado a merced del virus.

“Lo que más molesta y preocupa es que esas decisiones también afecta a nuestras familias”.

Pidieron al gobernador del estado, Miguel Barbosa Huerta, que le exija al fiscal general Gilberto Higuera Bernal y a la Comisión Estatal de Derechos Humanos que se garantice el derecho a la salud de los agentes y de las personas detenidas.



  • URL copiada al portapapeles