¿Qué es la alopecia? Enfermedad que padece Jada Pinkett, esposa de Will Smith

La alopecia es la pérdida anormal del cabello, por lo que el término se considera un sinónimo de calvicie.

El día de ayer en la gala de los premios Oscar´s, el evento fue eclipsado por una bofetada que le dio Will Smith a Chris Rock, esto por burlarse de la notable caída de cabello de su esposa Jada Pinkett

El comediante dijo que la actriz realizaba la secuela de GI Jane, película que realizó en los noventa y para la cual afeitó su cabeza. 

Sin embargo, la actriz muestra esta calvicie por padecer alopecia. Por ello es que aquí te contamos todo lo que debes saber de este padecimiento. 

 

 

La alopecia es la pérdida anormal del cabello, por lo que el término se considera un sinónimo de calvicie. 

Puede afectar al cuero cabelludo o a otras zonas de la piel en la que existe pelo, como las pestañas, axilas, región genital y barba. 

La alopecia se puede clasificar en dos grupos: las alopecias cicatriciales, con destrucción del folículo piloso y por lo tanto irreversibles, y las formas no cicatriciales, que son potencialmente reversibles. 

Los síntomas más comunes de este padecimiento son: la caída de más de 100 cabellos al día, y el debilitamiento del cabello. 

Lee también: Ver para creer: Descubren mina de criptomonedas en CONALEP de San Luis Potosí

En las causas de la alopecia hay que destacar dos factores, el genético y el hormonal. Aunque existe un componente hereditario, no se conoce el gen responsable, pues se trata de una herencia poligénica dominante. 

El factor hormonal depende fundamentalmente de las hormonas masculinas o andrógenos que actúan sobre los folículos pilosos predispuestos genéticamente a la afección, provocando su miniaturización progresiva hasta ocasionar su atrofia completa y fibrosis. 

Existen múltiples causas que producen la caída del cabello. Una dieta carente de nutrientes esenciales, problemas de tiroides, déficit de hierro, infecciones, estrés, anemia, exceso de cosméticos, tintes, son factores que colaboran con la alopecia. 

Para el diagnóstico de la alopecia debe realizarse una minuciosa historia clínica. En ocasiones se requiere una analítica orientada a detectar alguna alteración que justifique una caída aumentada de cabello. 

En casos excepcionales, y sobre todo en alopecias cicatriciales inflamatorias, se debe recurrir a una biopsia del cuero cabelludo con su correspondiente estudio histopatológico. 

Es muy importante realizar un examen y diagnóstico exhaustivo de la caída del cabello de cada paciente, para poder determinar con exactitud el motivo de la caída del pelo y elegir el tratamiento más efectivo. 

 

 

Existen dos medicamentos que han probado en estudios científicos su eficacia en la alopecia androgénica, el minoxidil que se aplica en forma de solución sobre la piel y el finasteride que actúa bloqueando la producción de andrógenos y se administra por vía oral en forma de comprimidos. 

Si se comprueba que hay déficit de determinados nutrientes esenciales para la formación del cabello, se añaden suplementos a base de aminoácidos azufrados, minerales y vitaminas.  

En la alopecia androgénica femenina tiene buenos resultados el acetato de ciproterona. 

En la alopecia areata son eficaces los corticoides y la inmunoterapia mediante la aplicación de sustancias sensibilizantes como la difenciprona. 

  • URL copiada al portapapeles