¡Cambiaron las reglas del juego! La OMS fija como peligrosos niveles de contaminación del aire considerados seguros hasta ahora

Por primera vez en 15 años la organización actualizó los umbrales de calidad del aire.

Este miércoles, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado las nuevas recomendaciones relacionadas con la calidad del aire, con el objetivo de intentar frenar las millones de muertes anuales que causa la contaminación en todo el mundo. Ahora los niveles de los indicadores de esta calidad son mucho más estrictos que los que fijó la última vez, en 2005.

La nueva guía establece las cantidades máximas recomendables de los contaminantes en el aire más nocivos: las partículas en suspensión — de menos de 2,5 y 10 micras de diámetro —, el ozono, el dióxido de nitrógeno y de azufre, así como el monóxido de carbono.

“La contaminación del aire es una de las mayores amenazas ambientales para la salud humana, junto con el cambio climático”, señaló.

Los ecologistas opinan que cada vez es más evidente que este tipo de partículas tienen un efecto negativo sobre la salud humana. Y, aunque las recomendaciones de la OMS no son de obligado cumplimiento para la comunidad internacional, la asociación de Ecologistas en Acción insta a los ayuntamientos a una reducción "drástica y rápida" del tráfico urbano en favor de los peatones y del transporte colectivo "si de verdad quieren proteger la salud de su ciudadanía".

También lee: ¡Tláloc hace de las suyas! Ya hay 75 presas al 100% de su capacidad en México

En América Latina y el Caribe, 9 de cada 10 personas viven en ciudades que ya superaron las Directrices de calidad del aire de la OMS de 2005, y datos publicados por la OMS en 2018 muestran que más de 320 mil muertes al año son atribuibles a la exposición a contaminantes atmosféricos.

La exposición a largo plazo a concentraciones aún más bajas de contaminación del aire ambiental y doméstico puede causar cáncer de pulmón, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, lo que resulta en aproximadamente 7 millones de muertes prematuras cada año, según la OMS.

Las personas que viven en países de ingresos bajos y medianos son las más afectadas debido a la urbanización y el desarrollo económico que dependen en gran medida de la quema de combustibles fósiles, dijo.

Reducir la exposición al material particulado (PM), capaz de penetrar profundamente en los pulmones y entrar en el torrente sanguíneo, es una prioridad, destacó la OMS. Estos se generan principalmente por la quema de combustibles en sectores como el transporte, la energía, los hogares, la industria y la agricultura.

 

  • URL copiada al portapapeles