¡Tláloc hace de las suyas! Ya hay 75 presas al 100% de su capacidad en México

Según la Comisión Nacional del Agua, otras 58 presas se encuentran entre 75 y 100% de su nivel máximo admitido.

Sin duda, la temporada de lluvias ha causado grandes estragos a lo largo del país, sobre todo en el sur, oeste y centro de México, los embalses con mayor captación fueron: Infiernillo, ubicada en Michoacán; La Angostura y Malpaso, en Chiapas y pertenecientes al sistema hidroeléctrico del río Grijalva; El Cajón, en Nayarit; Lago de Chapala, en Jalisco; Temascal, en Oaxaca; así como Zimapán, en Hidalgo.

De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua, hasta el 20 de septiembre, de las 210 presas que hay en México, 75 están al 100% de su llenado, 58 se encuentran entre 75 y 100%, 38 entre 50 y 75%, y siete tienen menos del 50%.

También lee: ¡Alerta en Estado de México! El río Lerma podría desbordarse

Al respecto de los niveles de las presas, el director general del Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México (OCAVM) de la Conagua, Víctor Bourguett Ortiz, especificó que el almacenamiento de las principales presas del Sistema Cutzamala, el cual abastece a una parte de la Zona Metropolitana del Valle de México, se ubicó en 60.5%, lo que representa un aumento de 3% en comparación con últimos datos expuestos el 14 de septiembre.

“En particular, la presa El Bosque se ubicó en 91.5%, con 184.9 Mm3, es decir, un incremento de 5.3%; Villa Victoria en 51.7%, con 96 Mm3 y un aumento de 3.2%, y Valle de Bravo en 48.8%, con 192.6 Mm3 y una modificación al alza de 1.8%”, precisó.

Tanto el Comité Técnico de Operación de Obras Hidráulicas (CTOOH) y la Conagua, señalaron que el almacenamiento total en todas las presas del país representa un superávit de dos mil 299 milímetros cúbicos, es decir un 2.8% más que los niveles promedio de esta fecha.

¿Qué hacer en caso de inundación?

Ante la posibilidad de que existan inundaciones en las comunidades cercanas a las presas, es necesario que los pobladores tengan un plan para antes, durante y después del desastre, por lo que la Cruz Roja tiene recomendaciones al respecto:

1.      Elaborar un plan de emergencia. Eso permitirá que todos los integrantes de la familia sepan que hacer en caso de que un desborde los empuje a tener que abandonar sus hogares.

2.       Identificar las rutas de evacuación y realizar simulacros. Determinar puntos de reunión con los integrantes de la familia en caso de que los desbordamientos provoquen que tengan que distribuirse para salvaguardarse.

3.      Es vital tener suministros suficientes de agua, comida, baterías, linterna y medicamentos. También se recomienda contar con los documentos personales de la familia.

Durante el siniestro, un primer paso es poner en práctica el plan de emergencia que se había elaborado anteriormente. Es indispensable mantener la calma y seguir las instrucciones de las autoridades correspondientes.

En caso de contar con tiempo, se deben desconectar los cables y conectores de luz, así como cerrar las llaves de gas para evitar otro tipo de accidentes.

En caso de que la inundación sea repentina, se debe evacuar con la mayor velocidad posible, solo portando con las copias plastificadas de documentos personales para garantizar que no haya problemas legales posteriores al siniestro.

En todo momento se debe hacer caso a las indicaciones de la autoridad capacitada para resguardar a la población de este tipo de desbordes.

Cuando concluya la inundación, las y los ciudadanos deben verificar las condiciones de sus viviendas para poder reportar alguna anomalía y evitar que como consecuencia del desborde haya accidentes al hacer uso de ellos.

Es importante facilitar el proceso de censos que las autoridades hacen para conocer el alcance de los daños que provocaron las inundaciones, por lo que la cooperación de la ciudadanía es muy necesaria.

 

  • URL copiada al portapapeles