Chismecito: ¿Por qué la comunidad LGBTQ+ está molesta con Netflix?

Esta situación podría ser un parteaguas dentro de la industria de los espectáculos.

En los últimos días, la plataforma de streaming Netflix, ha sido duramente criticada por el especial “The Closer”, del comediante estadounidense Dave Chappelle, que promueve contenido homofóbico y discriminatorio contra la comunidad trans.

El programa se estrenó el pasado 5 de octubre y provocó una rebelión interna –y ahora externa– en la empresa que promueve la total transparencia y la libertad de expresión, o al menos eso parecía, pues luego de que empleados expresaran su molestia con el especial, fueron suspendidas tres personas.

Sin embargo, más tarde se supo que los ejecutivos del servicio readmitieron a estos trabajadores que alzaron la voz.

Luego de esto, se difundió que la compañía respondió a través de memorandos internos que el “contenido en pantalla no se traduce directamente en daño en el mundo real”, dicho por su director general Ted Sarandos.

Sarandos también escribió que Netflix no permite títulos que están “diseñados para incitar al odio o a la violencia y no creemos que The Closer cruza ese límite”.

Por supuesto, esto solo hizo enojar más a las personas que protestaron internamente.

También lee: Investigan ataque con ácido a Mujer Trans en Jalisco

Tras la filtración de información confidencial, Ted Sarandos habló sobre la controversia al diario The Wall Street Journal, donde aceptó que fracasó al reconocer que “un grupo de nuestros empleados estaba realmente afectado”, y que su comentario sobre el efecto de la televisión en los espectadores era una afirmación reduccionista sobre la situación.

Pero esto no acaba aquí, pues luego de las primeras declaraciones y sus disculpas, se esperaba que el contenido desapareciera de la plataforma, cosa que hasta ahora no ha sucedido.

Ahora, los empleados de Netflix realizaron una manifestación afuera de las oficinas de la compañía en Sunset Boulevard de Los Ángeles, donde fueron acompañados por activistas, figuras públicas y más personas que están en contra del especial de Dave Chappelle y la manera en que tanto Ted Sarandos y la compañía están manejando la situación.

De acuerdo con TMZ, la idea de todos los manifestantes –además de alzar la voz– era presentar una lista de peticiones a Netflix de trabajadores trans y no binarios así como aliados de la empresa.

Han pedido a la empresa “reparar” las relaciones con su personal y el público con cambios que involucren la contratación de ejecutivos trans y aumentar el presupuesto para creadores y proyectos trans y no binarios.

“Reducción de daños”, señala otra de las demandas, que de acuerdo con la lista incluye reconocer lo que califica como “la responsabilidad de Netflix por el daño de su contenido transfóbico y en particular el daño a la comunidad trans negra”.

También ha pedido que se incluyan avisos al contenido que incluye “lenguaje transfóbico, misoginia, homofobia” y trans.

Al respecto, la organización de vigilancia de medios GLAAD, envió su apoyo a los empleados de Netflix, aliados y activistas LGBTQ y personas afrodescendientes “pidiendo que se asuma la responsabilidad y se cambie dentro de Netflix y en toda la industria de los espectáculos”.

Aunque ni Dave Chappelle y Netflix han publicado acerca del tema, esto abrió la conversación –una vez más– sobre los límites de la comedia y hasta qué punto pueden hacer chistes sin perder el respeto. 

  • URL copiada al portapapeles