Rivera vs Rivera: ¿Quién cuenta con las mejores cartas para la alcaldía de Puebla?

Expertos coinciden en que solo dos de los aspirantes a alcaldía cuentan realmente, ya que los demás tienen un bajo perfil.

  • URL copiada al portapapeles

Ocho candidatos compiten por la alcaldía de Puebla, en los que destacan Eduardo Rivera Pérez, por la alianza Va Por Puebla (PAN, PRI, PRD), así como Claudia Rivera Vivanco, quien busca la reelección por la coalición Juntos Haremos Historia (Morena y PT).  

A pesar de que ocho perfiles van por la presidencia municipal, académicos políticos coinciden que la mayoría de los ciudadanos están concentrados en los más conocidos: Claudia Rivera y Eduardo Rivera. Los cuales se consideran como los perfiles que tienen más experiencia en el ámbito municipal. 

Eduardo Rivera Pérez fue presidente municipal de Puebla durante el periodo de 2011-2014, mientras que Claudia Rivera ocupa el cargo desde el 15 de octubre de 2018.  

En esta entrega, buscamos a diversos analistas políticos para que nos dieran su visión general de los aspirantes a ocupar la alcaldía de la capital poblana.   

 

Miguel Calderón Chelius, investigador de la Universidad Iberoamericana    

EXPERIENCIA PÚBLICA    

Los dos han sido presidentes municipales, evidentemente Eduardo Rivera tiene mayor trayectoria y experiencia, tanto en su partido como en la administración pública; pero ambos, Claudia Rivera y él, gozan de que serían presidentes municipales por un segundo término.   

Los dos han ganado una elección; Eduardo Rivera ha perdido una contienda; Claudia, no. Ganó en su primer intento.   

 
RELACIÓN CON EL GOBERNADOR   

Por un lado, de amor, odio o negociación, que tuvo Eduardo Rivera con el morenovallismo, donde formó parte, pero después se confrontó. El mandato fue mucho más sencillo, las cosas más o menos caminaron.   Y es notoria la confrontación del mandato de Claudia Rivera con el actual gobernador Miguel Barbosa, aunque sean del mismo partido, Morena. 

Pero también Claudia ha defendido que el gobierno municipal mantenga una autonomía, que incluso se nota, por ejemplo, en el sentido de que conserva el mando sobre las policías.   

El mandato lo ha librado, aunque tiene problemas de comunicación social y confrontación con el gobierno del estado y un problema de dirección de la energía del municipio no fue clara.   

Además, tuvo que enfrentar el problema del covid-19 y navegar por la peor crisis social, económica y de salud, que el mundo ha conocido. Si se le juzga por lo que ha hecho, me parece que ha quedado a deber. 

En tanto, la relación de Eduardo Rivera podría ser mejor con Barbosa que con Claudia Rivera; pero es muy importante lo logrado la presidenta con licencia de mantener la autonomía municipal y no se ha doblegado ante el mandatario local. 

 

MANEJO DE CRÍTICA    

Me parece que también hablamos de momentos políticos distintos, hoy los gobiernos son más criticados y tienen que ser más tolerantes a la crítica. 

Claudia Rivera tiene un problema grave de comunicación social, pero es una etapa con mucho mayor critica, y con más medios de comunicación en contra.   

 

CAPACIDAD DE DIÁLOGO  

Los dos tienen una gran capacidad de diálogo, han logrado interlocuciones con distintos sectores, pero se vuelve un panorama difícil, porque gobernaron en momentos muy distintos. 

 

SENSIBILIDAD SOCIAL   

Indudablemente el actual gobierno tiene mayor sensibilidad social y está en su naturaleza y en su origen; de ser un gobierno más de izquierda sí tiene mayor sensibilidad, aunque esa sensibilidad no la han podido traducir a acciones eficaces de gobierno.   


 También lee: El gabinete del gobernador Miguel Barbosa; apoyo a las mujeres o conveniencia política

  

Víctor Reynoso Angulo, Relaciones Internacionales y Ciencia Política UDLAP 

EXPERIENCIA PÚBLICA    

Considero que el de mayor experiencia política es Eduardo Rivera Pérez, es el que ha sido presidente municipal, ha sido diputado local y tiene una trayectoria política mucho más larga.   

 

SENSIBILIDAD SOCIAL    

La esperaría de Claudia Rivera por su origen, que viene de un partido de izquierda, aunque Eduardo también, pero le falta mayor inclinación hacia ello.   

 

RELACIÓN CON EL GOBERNADOR   

Si Eduardo Rivera llevó la relación con Rafael Moreno Valle, la va a llevar con Miguel Barbosa. Su relación con el morenovallismo fue muy complicada, pero aguantó, creo que él puede llevarse bien, mejor que Claudia Rivera, con el actual mandatario, Miguel Barbosa, los cuales han tenido diferencias. 

 

Los demás candidatos están fuera de la jugada 

A parte de los candidatos Claudia Rivera y Eduardo Rivera, existen otros seis aspirantes que intentan ganar el puesto; sin embargo, de acuerdo con el analista de la Ibero Puebla, tienen un bajo perfil y no se ven en la competencia.   

Se trata de Eduardo Rivera Santamaría, Fuerza por México (FXM); Roberto Ruiz Esparza, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Alfredo Victoria Moreno, del Partido Encuentro Solidario (PES); Evelyn Hurtado Morales, abanderada de Nueva Alianza (NA); América Soto López, respaldada por Redes Sociales Progresistas (RSP), Edgar Yamil Yitani, por Movimiento Ciudadano (MC), y Norma Romero Cortés, por la vía independiente.   

Según el politólogo, ni siquiera debería uno pensar que en caso de ganar alguno de los seis restantes, cuál sería la relación con el gobernador Miguel Barbosa Huerta.   

“Están totalmente fuera de la jugada todos”, respondió el especialista.   

Dijo que están los dados cargados a Claudia y Eduardo Rivera; además de que existe muy poco tiempo, para que alguno de los otros candidatos, “de tan lejos que están”, puedan subir y constituir una tercera alternativa.  

“No lo veo por ningún lado”, dijo. 

Sentenció que lo único que los seis aspirantes pueden llegar a representar es qué tantos votos pueden quitarle a uno a otro de los punteros en esta contienda, “pero no están compitiendo”.   

El analista indicó que el papel que están haciendo es de bajo perfil, y son testimoniales, aunque no descartó que en el momento que se vaya cerrando la contienda, alguno de ellos, pueda implicar alguna debilidad para algunos de los candidatos. “solo son testimoniales, van a tener muy pocos votos”.   

Respecto a su capacidad de diálogo y la sensibilidad social de los contendientes, Miguel Calderón Cheliús, insistió que no tendrán capacidad de diálogo porque no van a tener la oportunidad de “jugar” realmente para ser candidatos.   

  • URL copiada al portapapeles