Patricia, la “reportera”

  • URL copiada al portapapeles

No solo estuvo encantada tomado fotografías durante toda la visita a Washington; hasta una “selfie” se tomó con el Presidente de México. ¿Quién es ella?

Su nombre: Patricia Armendáriz, la única empresaria mexicana de un grupo de diez líderes nacionales que acompañó Andrés Manuel López Obrador a Estados Unidos para reunirse con su homólogo Donald Trump.

“Lo tengo que decir. La estuve haciendo de “reportera” de la cena en la Casa Blanca a partir del mismísimo momento en que note la actitud de dos jefes de estado que pueden trabajar juntos por el bien de Mexico a pesar de sus diferencias”, escribió en su cuenta de Twitter.

Patricia es conocida por haber sido protagonista del programa Shark Tank junto con el empresario e inversionista regiomontano Carlos Bremer, quien también figuró en la lista de invitados al viaje.

Cuenta con más de 30 años de experiencia en el campo financiero. En 1991 estuvo en el equipo negociador del Tratado de Libre Comercio y es además fundadora y directora de Financiera Sustentable, una sociedad financiera popular especializada en otorgar créditos a microempresarios con proyectos en pro del medio ambiente.

Pocos recuerdan que Patricia fue vicepresidenta de la Comisión Nacional Bancaria a mediados de los años 90. Le tocó la crisis bancaria y la intervención de bancos en México por esos tiempos.

En una entrevista con una popular revista empresarial mexicana comentó que también ha enfrentado crisis personales, específicamente un divorcio.

“Fue una decepción muy fuerte. Hubo soledad y retos como mamá soltera, y me tomó casi 15 años remontar mi vida, pero gracias a que viví eso hoy soy una mejor persona y profesionista. Por eso creo que, como dice mi dicho favorito ‘Dios patea para arriba’”, comentó.

Para quienes la conocen de cerca saben que la filosofía de Patricia es ampliar la presencia de género en los niveles de liderazgo nacional y no dejarse intimidar por hombres de negocios.

Su presencia en la lista de diez invitados a Washington demuestra no solo su capacidad de influencia, sino también su liderazgo e imagen que tiene en la comunidad empresarial mexicana. Aunque como bien dice ella, “No tengo ni la décima parte de la fortuna de los otros empresarios”.

Su vocación de “reportera” se hizo más evidente en la cena que tuvo lugar el martes en el Ala Este de la Casa Blanca en la que estuvieron a escasos metros del presidente Donald Trump. A través de sus redes sociales compartió varias fotografías y tomas de video de las diferentes actividades en que participó.

“En la cena en la Casa Blanca el presidente @lopezobrador nos presentó a todos y cada uno de los empresarios que lo acompañamos”, relató en su “crónica” vía Twitter.

El ejemplo de Patricia es un buen motivo para crear mayor conciencia de la desigualdad de oportunidades que tiene la mujer mexicana en la toma de decisiones de las grandes empresas y en el escenario económico del País. Es una invitación abierta a innovar con normas y prácticas que promuevan y animen más su inclusión en los altos niveles de influencia y poder a nivel empresarial.


Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles