Presidente con virus

  • URL copiada al portapapeles

Los primeros en detectar señales sospechosas en la Casa Blanca fueron miembros de su staff y los reporteros “que cubren la fuente”.

“Los ayudantes más cercanos al Presidente (Donald Trump) empezaron a darse cuenta el miércoles que el presidente se sentía muy mal. El presidente parecía exhausto”, escribe Jennifer Jacobs de la cadena de noticias Bloomberg.

“Algunos de ellos lo atribuían a la fatiga derivada de una intensa campaña, pero otros empezaron a tomarlo como un hecho, él ya tenía el Coronavirus”, añade.

Fue en la madrugada del viernes cuando Trump hizo el histórico anuncio en su cuenta de Twitter: “Esta noche Melania y yo hemos salido positivos en Covid-19. Comenzaremos inmediatamente un periodo de cuarentena y de recuperación. Saldremos de esto adelante”.

Al amanecer, su contrincante Joe Biden del partido demócrata le enviaba un mensaje de pronta recuperación y sus colaboradores afirmaban que se haría una prueba también. Después de todo, lo tuvo muy cerca en el debate del miércoles en Cleveland.

La noticia cayó como una bomba a nivel global, no solo por la figura prominente en cuestión (el presidente de la nación más poderosa del mundo) sino por el “timing” o momento específico en que ocurre: las elecciones que se llevarán a cabo dentro de UN MES en Estados Unidos.

El periódico The New York Times publicó algunos testimonios este fin de semana en donde afirma que colaboradores cercanos piensan que los votantes reaccionarán con una “dura condena” contra el Presidente.

Y es que desde marzo Trump minimizó tomar las precauciones más básicas, como eran utilizar cubre-bocas, mientras sus consejeros en Salud rogaban a la población no dejar de utilizarlos.

“La indiferencia mostrada pone ahora en riesgo su propia salud, la estabilidad del país entero y sus esperanzas para lograr la reelección”, advierte el Times.

¿Qué tanto afectará al proceso electoral este contagio oficial del Presidente?

En primer lugar, se detiene prácticamente el proceso de campaña presidencial republicana. Y a partir de este viernes Trump luce ya como un “candidato enfermo”, una situación adversa que seguramente le provocará humillación (recordemos que él no tolera desde la infancia ser humillado).

En segundo lugar, debido a la cuarentena el siguiente debate programado para mediados de octubre podría ser cancelado. Para muchos ésta es una ventaja para Trump quien ha demostrado no ser capaz de sostener una discusión de ideas de manera racional, ecuánime y profesional.

Por lo pronto se han cancelado las visitas de campaña a Florida (un estado decisivo el día de las elecciones), así como a Wisconsin y Arizona.

¿Podría retirarse de la campaña? ¿Entraría un relevo de última hora? Quizá éstas sean preguntas prematuras de las cuales solo se irán teniendo respuestas conforme vayan aflorando más detalles de su estado de salud.

Sin embargo, si es hospitalizado, Trump puede invocar la enmienda 25 de la Constitución y transferir los poderes presidenciales al vicepresidente Mike Pence, una posibilidad con alta probabilidad de ocurrencia sin duda.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles