El Retorno de AMLO

  • URL copiada al portapapeles

Si los médicos no disponen de otra cosa y no detectan ya ninguna complicación, la próxima semana el presidente Andrés Manuel López Obrador estará reincorporándose de lleno a sus actividades ejecutivas. Incluso, tan pronto como el mismo lunes, volvería a retomar el protocolo habitual en su tradicional conferencia “La Mañanera”.

Todavía este fin de semana el mandatario se estaba recuperando del Covid-19 en Palacio Nacional. Hipertenso y con un antecedente de infarto en 2013, López Obrador informó a través de su cuenta de Twitter hace dos semanas que había dado positivo por el virus.

Tan preocupado andaba el Presidente de qué pasaría con su evento matutino que asignó a Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, para continuar puntualmente cada mañana con las conferencias.

Sánchez Cordero comentó durante la semana que los médicos decidirán la fecha de retorno y que AMLO avanzaba mejor cada día en su recuperación.

Dijo que fue oportuna su aparición hace unos días sobre todo para “acallar las voces” que estaban especulando sobre su estado de salud, aunque la salida del mandatario al escenario mediático ocasionó una serie de memes, como el célebre “Soy Totalmente Palacio”, al exhibirse en un Palacio Nacional definitivamente nada austero (es de recordar que continuamente criticó a sus antecesores por los “lujos” en que vivían en Los Pinos).

AMLO fue criticado antes por minimizar la efectividad del cubrebocas para prevenir los contagios por el Covid-19 del cual —decía— estaba inmune gracias a sus amuletos. Antes de ser afectado utilizó el cubrebocas en contadas ocasiones, como lo hizo en julio pasado durante la visita que hizo al entonces presidente Donald Trump en Washington.

A pesar de que ya resultó positivo, el Presidente ha dejado entrever que buscará de todas maneras vacunarse. Le correspondería su turno en marzo, como establece el calendario oficial. 

Sin embargo, por su investidura, no tendrá que registrarse como decenas de miles de adultos mayores… ni esperar para conseguir una cita (a pocas horas de que el Gobierno anunció el registro para la segunda etapa de la vacuna el sitio web de “Mi Vacuna” colapsó).

Para muchos analistas la ausencia del Presidente puede considerarse como una situación positiva, una especie de “descanso involuntario” que necesitaba para relajarse y alejarse de la compleja agenda nacional. Aunque la realidad es que seguramente siguió trabajando, a menor ritmo por supuesto, atento en especial al problema de salud que afecta al País.

Muchos han deseado una recuperación total a López Obrador y esperan que regrese con un ánimo diferente, con un pensamiento más positivo y una posición menos radical, con una visión más conciliadora para unir más al País y no dividirlo como lo ha logrado en últimas fechas.

La penosa salida de su homólogo norteamericano, Donald Trump, fue sin duda un ejemplo del cual nuestro Presidente seguramente tomó nota. Esperemos que haya sido un buen aprendizaje que signifique un cambio de actitud en él. Y deseamos que cuando regrese al púlpito mañanero aparezca “recargado” (reloaded) para bien y no para retomar el discurso añejo, bilioso y rencoroso.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles