Apocalipsis en India

  • URL copiada al portapapeles

Hace 14 meses –en pleno umbral de la Pandemia– escribimos en este espacio editorial la siguiente reflexión sobre el golpe que se veía venir para India con el Covid:

“Es una realidad que la India está mal preparada para hacer frente al misterioso coronavirus en caso de que se convierta en una epidemia debido a una infraestructura sanitaria deficiente y limitada. Además, no está preparada para lidiar con epidemias de salud dada su congestión urbana. 

“Debido a la estructura de las ciudades y la forma en que los asentamientos han crecido, las epidemias, una vez que ocurren, se extienden rápidamente. Las zonas de extrema pobreza alrededor de las ciudades, el crecimiento antihigiénico y el poco funcional sistema de eliminación de residuos solo hacen más vulnerable la situación”.

Hoy India registra la tasa más alta de contagios al día: más de 300 mil casos. Este país ha confirmado que existen casi 20 millones de casos de infección, lo que representa el segundo país más alto después de Estados Unidos. Por lo menos 200 mil muertes sumaba el balance este fin de semana. 

El ritmo acelerado en la propagación del virus y el mayor aumento exponencial en casos en las últimas semanas han sumido a esta nación en una crisis de atención médica cada vez más profunda y mortal.

India es el segundo país más poblado del mundo con casi mil 400 millones de personas. Diariamente se aplican casi tres millones de dosis de vacunas al día, pero eso es todavía menos del 10 por ciento de las personas que han recibido su primera inyección.

El escenario es apocalíptico. Los hospitales lucen con poco personal y llenos de pacientes; el oxígeno médico es escaso; las unidades de cuidados intensivos están saturadas; y casi todos los ventiladores están en uso mientras los muertos se amontonan en los crematorios y cementerios.

El escenario lucía optimista apenas unos meses atrás. El Gobierno, con apoyo de la OMS, logró bajar de manera significativa la curva de contagios. Sin embargo, a partir de febrero retomó su ascenso. ¿Por qué el cambio en la tendencia? ¿Por qué de manera tan acelerada el crecimiento de esta segunda ola?

Por una parte la crisis tiene que ver con el “relajamiento” que hubo entre la población. Pero también el gobierno actuó de manera laxa al permitir aglomeraciones en festivales a principio de año (Holi a fines de marzo), mítines electorales en cinco estados y congregaciones religiosas en masa.

Pero hay un factor aún más poderoso, según expertos en salud. Se cree que la nueva variante que ha azotado este año —que presenta la llamada doble mutación— está alimentando la nueva ola de casos. 

La nueva variante se conoce como B.1.617 y fue detectada inicialmente con dos mutaciones: la E484Q y L452R, según la OMS. Su poder y rapidez de contagio es impresionante, alcanzando sobre todo a sectores jóvenes del país que se habían salvado de impactos severos.

México y el resto del mundo deben prestar atención a la crisis en India. Aunque ese país representa solo un microcosmos que expone cómo una Pandemia puede golpear de manera extrema una zona del planeta es importante reafirmar medidas preventivas para evitar el crecimiento de las peligrosas y aún misteriosas variantes, las cuales pueden incluso pasar por encima de la efectividad de las vacunas actuales.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles