El Planeta nos alerta...

  • URL copiada al portapapeles

Cuando pensamos en Siberia generalmente nos imaginamos un área del planeta que se distingue por ser muy fría, con hielo y nieve. Hoy, una importante región de esa zona del norte de Asia es víctima de épicos incendios producto de un fenómeno que cada día es más tema de conversación social: el calentamiento global.

Tan solo en este año el fuego ha devorado un área de más de 160 mil kilómetros cuadrados en Siberia, equivalente a la superficie del estado de Coahuila. Los incendios han provocado que parte del Polo Norte —por primera vez en toda su historia— se haya llenado de humo, según han observado científicos rusos.

No solo Siberia resiente en los últimos días los efectos del calentamiento global. Islas, ciudades y poblados de Grecia también han padecido grandes incendios; y en California cualquier onda de calor es ya sinónimo de la llegada de fuego en sus bosques. 

Inviernos menos severos, veranos más extremos, huracanes cada vez más intensos y otros fenómenos meteorológicos apocalípticos probablemente serán más comunes en los próximos años. La principal causa de todos estos desastres es un aumento histórico en la temperatura en diversas regiones del planeta, antes ajenas a sorpresas naturales de este tipo.

Al respecto, esta semana un panel de Naciones Unidas sobre el cambio climático advirtió que el calentamiento global está cerca de “salirse fuera de control”. Y sí: los seres humanos somos los responsables, el planeta ya se cansa de alertarnos.

Los hallazgos de la ONU se condensaron en lo que se dio a conocer como Informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). El reporte revela que los niveles de gases de efecto invernadero en la atmósfera son lo suficientemente elevados como para garantizar una alteración del clima durante décadas.

Para muchos científicos esto significa “la última llamada” para que se tomen medidas inmediatas, efectivas y a nivel masivo para reducir las emisiones de fósiles. 

Una de las preocupaciones más importantes es que la temperatura media mundial superará el umbral de calentamiento de 1.5 grados centígrados en los próximos 20 años. Desde 1970, las temperaturas de la superficie global han aumentado más rápido que en cualquier otro período de 50 años.

Para muchos, los últimos cuatro años representaron un estancamiento para hacer algo al respecto, sobre todo en Estados Unidos, uno de los países más involucrados en este tema. Ello debido a la política errónea del entonces presidente Donald Trump cuya administración minimizó la importancia de este fenómeno global, lo llamó “engaño” y hasta sacó a su país del Acuerdo de París.

El tiempo cada vez es menos para poder hacer algo al respecto. Hasta ahora, los científicos aseguran que los compromisos de la mayor parte de los países del mundo para reducir las emisiones han sido insuficientes para disminuir el nivel de gases de efecto invernadero acumulados en la atmósfera. 

Quizá sea hora de que los gobiernos de todo el planeta —incluyendo el nuestro— dejen de contemplar este problema desde un enfoque político para empezar a considerarlo como un asunto cada vez más de gestión científica, de dedicarle mayor presupuesto y de asumir una postura de mayor activismo oficial.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles