Cacique en la mira

  • URL copiada al portapapeles

Adrián RUIZ


29 Sep 2021

Protección endeble. La impunidad del cacique de Tehuacán, Ignacio Salvador Hernández está en riesgo. El empresario transportista -Línea Sierra Negra- ha transitado en diferentes partidos políticos para asumir el poder y blindarse. De tal manera que “un pacto” en lo oscurito lo hizo prófugo de la justicia sin ser encarcelado. A pesar de sus presuntos nexos con el crimen organizado.

Declarado prófugo de la justicia desde marzo de 2020, dejo en el cargo a su hijo Ignacio Salvador Tirzo. Tuvo autorización de rendir su segundo informe de gobierno -vía virtual- el 15 de octubre del mismo año.

El secreto a voces en Ajalpan y Tehuacán en general es que el cacique está ligado al Cártel Nueva Generación de Jalisco. Nacho como es conocido en la región de la Sierra Negra, desde su paso por el liderazgo de la CNC. Hasta la actual administración ha gozado de protección para operar sin contratiempos.

Ajalpan es testigo de sus operaciones. Primero fue edil por el PRI. Con el PAN en el poder volvió a ser presidente municipal. Luego se acercó a Morena y también ganó, aunque las autoridades le libraron orden de aprehensión y se dio a la fuga. Nacho se pasea como Pedro por su casa sin que se ejecute la aprehensión.

El ex presidente de Ajalpan, transita seguido por un rancho enclavado en Zoquitlán colindante con Coyomeapan propiedad de otro poderoso cacique.

La  supuesta “desaparición” de Nacho del panorama se dio en el mes de marzo de 2020. Fecha en la que policías municipales y delincuentes protagonizaron un enfrentamiento en el que murió un uniformado.

El enfrentamiento desnudó al cacique para ligarlo con el crimen organizado. Al mes siguiente de los hechos pidió licencia por 90 días para ausentarse de su cargo. Argumentó problemas de salud. Contó con tiempo para esconderse mientras se apagaba el fuego.

Con protección e impunidad ha pasado año y medio y Nacho además de ser un hombre libre, según nos relatan, es el artífice para que el Cártel de Jalisco domine la Sierra Negra. La fingida búsqueda mediante cateos en sus propiedades fue infructuosa.

Ajalpan sólo es una de las llaves que abrieron las puertas de Puebla a la delincuencia. El estado poblano es uno de los de mayor incidencia delictiva en el país.

La cortina de humo para ocultar los nexos con la delincuencia se diluyó. Los responsables pasarán de perseguidores a perseguidos. La situación llegó hasta dónde debía llegar. Y se volvió insostenible. Varias cabezas rodarán.

¡Crimen y castigo!

Reporte del Informante

Tormenta en puerta. En la presente semana una pregunta circula en todo Puebla. ¿En realidad a que viene el presidente López Obrador a Puebla el domingo y lunes próximos? La forma es recorrer zonas dañadas por fenómenos naturales en Huauchinango y presidir la reunión de seguridad en la capital poblana.

El fondo es algo más que eso. Sobre todo porque la logística de los recorridos de la visita estará supervisada por el estado mayor presidencial. Nadie más.

Aunque en otros estados también llevan la batuta. Piden apoyo de las autoridades estatales. En Puebla ni siquiera tenían conocimiento de su llegada. La anunció con anticipación y directamente Andrés Manuel López Obrador.

Puebla se sabe es ignorada por el presidente. Pero no las poblanas y poblanos.

¡Visita no de cortesía!

Licenciado en periodismo

ruizdur@hotmail.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles