La Legión Extranjera

  • URL copiada al portapapeles

Están llegando de todas partes del mundo a Ucrania. Vienen de los Estados Unidos, Canadá, Japón y Francia.

Y llegan por miles —de hecho suman casi ya 20 mil voluntarios— convocados en las redes sociales por el presidente ucraniano, Volodymyr Zalensky, y por el ministro de Relaciones Exteriores, Dmytro Kuleba.

La mayoría de los combatientes extranjeros son vecinos que han mostrado gran solidaridad con la causa ucraniana. Provienen de estados post-soviéticos, incluidos Georgia y Bielorrusia, así como de Polonia y Finlandia.

"¡Este es el momento de actuar! ¡Únete a la Legión Internacional de Defensa Territorial! ¡No pierdas la oportunidad de ser parte de las Fuerzas Armadas más valientes!

Estos son los llamados que hacen las autoridades ucranianas al mundo entero. Cualquier extranjero que desee luchar por este país es recibido con los brazos abiertos. Se le entregan armas, uniformes militares y son asignados a unidades de combate.

Para formar parte de la “Legión Internacional de Defensa Territorial de Ucrania” solo hay que registrarse en la embajada ucraniana más cercana en el país de origen. A principios de esta semana, esta nación eliminó temporalmente los requisitos de visa para los voluntarios extranjeros que deseen ingresar al país y unirse a la lucha contra las fuerzas rusas.

Ucrania ha podido resistir varios días de combate. Ha defendido agresivamente sus ciudades —incluida la capital Kiev— que han sido bombardeadas sin descanso por las tropas rusas dirigidas por el presidente Vladimir Putin.

Hasta este fin de semana más de un millón de personas han huido desde que comenzó la invasión rusa, según datos de la Agencia de Refugiados de las Naciones Unidas. Este es un éxodo masivo, impresionante, que se convertirá en el mayor de Europa en los años recientes y que representa la peor crisis humanitaria de este siglo.

No es la primera vez que voluntarios extranjeros se suman a la defensa de este país. Ciudadanos de otros países han estado luchando en Ucrania desde 2014, cuando los separatistas respaldados por Rusia se apoderaron de algunas zonas en la región de Donbas.

Resulta interesante observar cómo las redes sociales han servido de plataforma de difusión para conocer las noticias y los eventos de viva voz compartidos por los mismos ciudadanos, testigos en primera fila de esta guerra europea.

Pero también es relevante analizar el hecho de que las redes se han convertido en espacios de convocatoria y descubrir que Facebook opera como una “fuerza aliada ucraniana” para atraer voluntarios desde diferentes rincones del planeta.

Son otros tiempos, otra forma de ver las acciones bélicas en donde la instantaneidad y el Internet son factores determinantes. Y atestiguar que la respuesta del mundo no solo es de solidaridad distante, sino también de cooperación presencial.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles