Masivo rechazo en la calle mete presión al ya débil presidente Merino

Pese a las numerosas protestas, el primer ministro mantiene la postura de que la mayoría de peruanos apoya el gobierno de Manuel Merino

La zozobra política en Perú alcanzó este sábado un punto álgido con una nueva y masiva movilización contra el gobierno de Manuel Merino, un éxito evidente de la oposición a un mandatario que no logra desactivar el rechazo a su figura ni parece entender la ruptura entre los ciudadanos y la clase política.

 

Decenas de miles de peruanos marcharon por calles y avenidas de todo el país en una movilización de rechazo espontánea, coordinada tan solo a través de redes sociales, sin líderes ni portavoces, muy diversa, mayoritariamente joven y con una dominante presencia femenina.

 

En Lima, la marcha desató crudas escenas de violencia y represión.

 

Más allá de los números, esta marcha marca un hito en la vida política del país y mete una gran presión sobre Merino, que ha visto también cómo sus aliados en el Congreso que lo auparon a la presidencia comienzan a distanciarse de su Gobierno, muy duramente criticado y expuesto como el ejemplo de la política que los peruanos quieren desterrar.

 

MAYOR FUERZA

La movilización fue, si cabe, mayor que la del jueves último, y en Lima volvieron a verse las mismas imágenes de apoyo masivo a las protestas en la céntrica plaza San Martín, donde se congregaron más de 15.000 personas a las que añadir varios miles más que marcharon en otros lugares de la capital.

 

Como en ocasiones anteriores, hubo graves disturbios en el entorno de la sede del Congreso de la República, protegido por un muro de policías, con disparos de perdigones y bombas de humo que dejaron varios heridos, algunos de gravedad, según pudo verse en las transmisiones de televisión y a través de las redes sociales.

 

  • URL copiada al portapapeles