El Muro de los Desaparecidos de Puebla, aquí las historias de quienes ya no están

El Colectivo La Voz de los Desaparecidos reprocha que el Congreso de Puebla no ha avanzado con la Ley en Materia de Desaparición de Personas en Puebla.

  • URL copiada al portapapeles

Bien dicen que la edad no importa; niños y niñas, jóvenes y adultos forman parte de la lista de personas que han desaparecido en el estado de Puebla; su destino es incierto y desolador. 

Desde menores de edad, hasta personas de 19 en adelante, de 30 en adelante, de 40 en adelante, de 50 y más, son el rango de edades de poblanas y poblanos que a la fecha no han sido localizadas.

La desaparición de personas converge en diferentes delitos; tratándose en su mayoría de niñas y adolescentes, las cuales son reclutadas por redes de trata, para obligarlas a que se dediquen a la explotación sexual. 

También se ha documentado que muchas mujeres son rescatadas de ser víctimas de la trata laboral en campos de cultivo, en condiciones infrahumanas. 

Mientras que, a los hombres jóvenes, los ha reclutado la delincuencia organizada para obligarlos a trabajar en campos de exterminio. En cuanto al robo de niños, son destinados también a la trata y al tráfico de órganos. 

De acuerdo al Registro Nacional de Personas Desaparecidas, en la entidad se calculan 2 mil 700 personas que faltan en sus casas. 

Las imágenes de las y los que no están 

María Fernández Rosete Fuentes tenía 16 años de edad cuando desapareció el pasado 31 de diciembre del 2020 en Izúcar de Matamoros. Ella forma parte del “Muro de los desaparecidos” en Puebla que se instaló en la blanca cerca perimetral que rodea el zócalo por su remodelación. 

También se puede observar la fotografía de Rafael Huerta Vega, quien tenía tan solo 12 años cuando desapareció el pasado 6 de octubre del 2020.

De igual forma destaca el caso de Monserrat Murrieta Alberto, con 15 años de edad no llegó a su casa y sus familiares no saben dónde está desde que se perdió el 23 de febrero del 2020. 

En esas imágenes a la par se puede ver a Raúl Ramírez Cancino, quien a la fecha estaría por cumplir 41 años, originario de San José Tuzuapan, Quecholac. O también el caso de Constantino Gregorio Valencia, desaparecido desde el 1 de septiembre del 2018 en la colonia Miguel Hidalgo de la ciudad de Puebla; hoy tendría 41 años. 

En ese mural, asimismo se encuentra la fotografía de Susana Rodríguez Merino, quien hoy estaría por cumplir 45 años, después de que desapareció el 20 de octubre de 2018. Y también el de Laura Crisóstomo Marcelo; con 52 años de edad desapareció en octubre del 2020.

“Mi hija tenía 17 años y estaba estudiando el segundo año de bachiller” dijo doña María del Carmen Rosales Camacho, quien recordó que el 17 de octubre del 2017 salió su hija Nadia Guadalupe Morales Rosales temprano de su casa hacia el bachillerato, al cual nunca llegó.

“Pero por las investigaciones que se han hecho, se cree que fue víctima de trata de personas”, lamentó la madre de familia. 

Otro caso es de la señora Laura Crisóstomo Marcelo, de 52 años, quien no se sabe nada de ella desde octubre del 2020. Su única hija, Rosa Angélica Romero, es la que ha emprendido su búsqueda.

“Soy la única persona que la busca en este momento, les pido a las autoridades que la busquen, ella me hace falta”, expresó con la voz entre cortada y rompiendo en llanto. 


Que se pongan a trabajar las autoridades 

A decir de María Luisa Núñez Barojas, fundadora del colectivo “voz de los desaparecidos”, las chicas y chico que hoy no están “No se fueron de parranda, no se fueron con el novio, son víctimas del delito dado en la seguridad en la que Puebla se encuentra atrapada”. 

Por ejemplo, a casi 4 años de la desaparición de su hijo, Juan de Dios Núñez Barojas, exigió a las autoridades que lo encuentren, “yo lo traje a la vida y me lo arrebataron”. 

“Es importante reiterar que cada movilización que nosotros hacemos es para poder seguir visibilizando esta tragedia humana que también está ocurriendo en Puebla”, manifestó. 

Acentuó que pretenden que la Fiscalía General de Justicia y la Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas, implementen políticas públicas y acciones reales que permitan encontrar a sus familiares.


  • URL copiada al portapapeles